COPE

50 años parroquias de Vigo

50 años de Nuestra Señora del Rocío en Coia

Hablamos con su párroco D. Santiago Vega sobre este aniversario. El domingo, 22 de noviembre, el Obispo presidirá en la parroquia una Eucaristía para celebrarlo.

Nuestra Señora del Rocío en Coia

Vigo

Tiempo de lectura: 6'Actualizado 13:45

La parroquia de Nuestra Señora del Rocio, en Coia, conmemora este domingo sus 50 años de vida. Lo hará con una concelebración eucarística presidida por el Obispo de la Diócesis de Tui - Vigo, Monseñor Don Luis Quinteiro Fiuza, a las 17 horas de este domingo 22 de noviembre.

El Rocío, en Coia, fundada en el año 1970.

La popular parroquia de Coia, que hace solo un año despedía al que fue su párroco de toda la vida Emilio Velasco Baz, recordará este domingo con una eucaristía que presidirá el Obispo de Tui-Vigo D. Luis Quinteiro Fiuza, la trayectoria de estos 50 años, que comenzaba el 22 de noviembre del año 70 en el bajo de una vivienda en la calle Rocío. Su párroco actual, D. Santiago Vega, espera que el relevo generacional en las actividades de la Iglesia, supongan la garantía del futuro parroquial. Así nos lo explicaba en los micrófonos de Cope Vigo.

Audio

Actividades para conmemorar los 50 años.

La parroquia viguesa, que preside Santiago Vega López, ha preparado para conmemorar tal efemérides numerosas actividades algunas de las cuales han tenido que ser pospuestas a causa de la pandemia o de las restricciones sanitarias como una exposición sobre la arquitectura y el urbanismo que dieron origen al nacimiento del Polígono de Coia (“Coia, un lugar para vivir”), así como, entre otras, la publicación de un libro sobre el proceso de creación y desarrollo de la parroquia de Nuestra Señora del Rocío.

Trece jóvenes y adultos recibirán el día anterior, el sábado 21 de noviembre, a las 19 horas la recepción del sacramento de la Confirmación y a las 12 horas del domingo 22 el Obispo celebrará la misa de acción de gracias por estos primeros 50 años y recordará a los pioneros fallecidos que han puesto en marcha tantas tareas en esa parroquia.

Palabras del párroco de Nuestra Señora del Rocio, D. Santiago Vega López, dirigidas a sus fieles.

SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN DIOS MI SALVADOR

Santiago Vega López

Párroco de Nª Sª del Rocío de Vigo

Condensar estos 50 años en una publicación es un ejercicio de memoria necesario, porque nuestra memoria es frágil, demasiado frágil, y aquello que se aleja de nuestra experiencia vital termina por desaparecer. Pero, ante todo, es una excelente oportunidad para dar gracias al Espíritu Santo, cuya misión principal en la Iglesia sigue siendo rejuvenecerla con el trabajo pastoral y la implicación de tantas personas receptivas a su acción. Cuentan de San Lorenzo que, cuando le pidieron que entregara las riquezas de la Iglesia, no presentó vasos sagrados o monedas sino a pobres y mendigos como su más preciado tesoro. Por ello, puestos a presumir lo haré no de lo material sino de las personas que sostienen e integran esta parroquia siempre generosa y, como reza su himno, valiente.

Son muchas las imágenes visualizadas en este tiempo de trabajo pero, si he de escoger alguna, me quedo con aquella en la que observamos el templo en construcción, sin paredes ni añadidos, el esqueleto del edificio sin más, su estructura, lo esencial. Ahí encontramos lo que Roland Barthes denominaba el punctum fotográfico, es decir, aquello que no te permite pasar de largo porque te toca dentro, te interroga y te hace pensar. ¿Qué sería de la parroquia sin los diferentes grupos que la estructuran y le dan unidad? ¿Qué sería de ella sin el voluntariado y entrega de cuantos invierten horas y horas en tesoros de eternidad? Dicha foto, por tanto, es testimonio no sólo de la desnudez de un edificio y de un barrio en construcción, también lo es de una comunidad que está haciéndose y nunca cesará de ello, consciente de que, sin una buena cimentación y unos sólidos pilares, cualquier esfuerzo meramente humano, individualista o ególatra sería en vano.

La vida de la parroquia se ha ido enriqueciendo a lo largo de todos estos años con nuevos y numerosos grupos, alguno también se ha quedado por el camino. Forma parte de la evolución natural y de las exigencias de cada momento, más en nuestros días que afrontamos todo un cambio de época.

50 años da para mencionar a muchas personas, pero una destaca entre todas, D. Emilio Velasco Baz, fundador de la Parroquia y de la Hermandad, cuyas primeras palabras escritas en la hoja parroquial repartida por primera vez el 1 de febrero del año 1971 (nº 48) exponían lo que, desde entonces, fue la base de su ministerio pastoral y configuró la vida de la parroquia:

1. Es un honor para nosotros ser fundadores de una parroquia que debe ser reflejo de las primeras comunidades de cristianos.

2. Que reine entre nosotros la unión, la confianza, el amor y el espíritu de colaboración.

3. Que sea una comunidad de oración, en la que tratemos al Señor y a Nuestra Señora del Rocío,

de modo que ambos estén contentos de haber puesto su casa entre nosotros.

Agradecemos la herencia recibida y le felicitamos por haber sido siempre un luchador en la parroquia y en la enfermedad, por llevar siempre en el corazón a María y extender su devoción entre nosotros,

por ser un incorfomista y trabajador infatigable, por poner el listón siempre un poco más alto para sacar lo mejor de cada uno, por acompañar espiritualmente y estar cerca de tantas personas.

No nos cansaremos tampoco de agradecer a Pucho y Gida el haber cedido el bajo de su casa para que allí diera sus primeros pasos esta Comunidad Parroquial que sigue conservando el mismo número 60 en la actual dirección de Castelao.

Encontraréis en este libro distintos enfoques complementarios: historia, pastoral, arquitectura, estadística y arte, que os ayudarán a tener una visión de conjunto y un mejor conocimiento de quienes somos. Sabréis algo más de.

El origen de nuestra parroquia. Y nada mejor, para ello, que acudir a las fuentes como son el decreto de fundación, un extracto de la carta pastoral de Mons. Delicado Baeza, la relación de sacerdotes y diáconos que pasaron por ella, su cronología y una clarificadora y entretenida entrevista de D. Alberto Cuevas a D. Emilio.

La devoción a la Virgen del Rocío. La nuestra y la de Andalucía que es la misma, guapa, guapa y guapa como no nos cansamos nunca de decirle cada primer sábado de mes y en sus fiestas. Siempre recordaré los vivas que escuché por primera vez en la misa de la Hermandad. Emocionado y con sorpresa entendí mejor la importancia de exteriorizar la fe y que estaba en una parroquia donde el sentimiento andaluz había arraigado para quedarse.

El Consejo Pastoral Parroquial, en el que los diferentes grupos representados trabajan por la comunión eclesial y, como recuerda el profesor Menduíña a propósito de 1 Co 12, ayudan a vivir la riqueza de la diversidad para ser verdaderamente de Cristo.

La pastoral desarrollada en ella, que aspira a un sano equilibrio entre Liturgia, Caridad y Educación en la Fe, pues no basta ni con sólo conocer la doctrina de la Iglesia, ni con sólo rezar y celebrar los sacramentos, ni con sólo practicar la caridad y la justicia. Los tres ámbitos son inseparables en el camino de la madurez cristiana, ya sea personal o comunitaria, y a ello contribuyen, sin duda, los diferente grupos parroquiales, que aquí nos presentan, a modo de ficha, quienes los integran, su razón de ser, las actividades que realizan y su trayectoria en la vida parroquial.

La información que nos aportan los libros parroquiales. ¿En qué años tiene lugar el mayor pico de bautizos, matrimonios y exequias? ¿Cuál es el nombre masculino y femenino más utilizado? ¿Son muchas o no las Rocío? ¿Cuáles han sido los nombres hit o de moda? ¿Cuál es la procedencia de los feligreses que en las primeras décadas configuraron la parroquia?... Estas son algunas de las preguntas a las que responde con datos el profesor Eduardo Giménez en su artículo de investigación.

La arquitectura del complejo parroquial que, a pesar de realizarse sólo a medias y ser muy desconocida para la mayoría, resulta de gran interés por reunir en la misma persona al que la pensó y al que diseñó buena parte del barrio, el arquitecto Desiderio Pernas. Otra arquitecta, Marta Vilas, quien más sabe de la arquitectura parroquial del s. XX en nuestra ciudad, analiza con detalle la relación entre polígono, arquitecto y templo. Incluimos también, por su originalidad, lo que sus autores el arquitecto Francisco Castro y la vitralista María Vázquez denominan retablo de luz porque sirve de

fondo al presbiterio y enmarca las imágenes que lo presiden, al tiempo que presta el servicio de emitir el color litúrgico correspondiente, y ambientar mejor la celebración, de modo muy contemporáneo.

El barrio y sus contrastes, que la fotografía desvela como nadie en cuanto testigo que congela el instante y pone el foco de atención en fragmentos de realidad que ayudan a definir e identificar el contexto que los enmarca. Aquí presentamos tan sólo una breve muestra del trabajo realizado en el taller FHOTOCOIA que culminará con una exposición en el centro de la ciudad.

Graciñas a cuantos, sin ser nombrados, estáis igualmente muy presentes en el corazón de la Virgen del Rocío porque a todos lleva tatuados en su corazón. Graciñas a cuantos con vuestros textos y fotografías habéis contribuido a hacer un retrato reconocible de nuestra parroquia. Graciñas a cuantos respondéis con creces a la confianza depositada en vosotros. Graciñas, de modo especial, a D. Manuel Vega Jares, cuya cercanía, generosidad y auxilio me permite tomar aliento a lo largo del año.

Finalizo con una invitación a la alegría como actitud vital, que no es simplemente el resultado de que todo nos sonría, sino fundamentalmente la consecuencia de responder positivamente a lo que Dios nos pide en cada momento concreto de nuestra historia, y que nadie supo expresar mejor que María en el Magnificat: “Se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador” (Lc 1,47). A ejemplo suyo, nuestra vida será también una fiel y feliz alabanza a Dios.

Que la lectura de estas páginas sirva para tomar conciencia de nuestra condición de hijos de la Iglesia y que contribuyamos, entre todos, a que nuestra parroquia sea siempre escuela de fe, casa de oración y hogar para todos.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar