COPE

Comienza el juicio contra un hombre acusado de asesinar a su pareja a cuchilladas en Lugo

El ministerio fiscal pide 25 años de cárcel para el procesado por un delito de asesinato, mientras que las acusaciones popular y particular le imputan también violencia machista

El acusado, al inicio del juicio, custodiado por la Policía Nacional

RAMUDOEl acusado, al inicio del juicio, custodiado por la Policía Nacional

Ramudo

Lugo

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13:15

El ministerio fiscal solicita 25 años de cárcel para el hombre de 48 años de edad acusado de asesinar a cuchilladas a su pareja en Lugo en febrero de 2020, en el domicilio que ambos compartían, mientras que la defensa intenta convencer al jurado popular de que el hombre actuó con sus capacidades alteradas a causa del consumo de alcohol y otras sustancias psicotrópicas.

De hecho, la defensa ha informado de que intentará que se le aplique a su cliente una “eximente completa” por el estado de embriaguez en el que se encontraba el día de autos o, en su defecto, que esa circunstancia sea tenida en cuenta como atenuante.

El letrado Jacobo Vázquez, explicó que en el juicio, que esta mañana comenzaba en la Audiencia Provincial de Lugo con la constitución del jurado popular, intentará demostrar, en todo caso, que los hechos por los que fue investigado su cliente se corresponden con un delito de homicidio y no de asesinato.

Además, intentará aclarar en el transcurso de la vista oral que su cliente y la víctima no eran pareja.

Por su parte, la abogada que ejerce la acusación particular en nombre de la familia de la víctima, Fernanda López, confirmó su intención de reclamar, al igual que la Fiscalía, 25 años de prisión por el delito de asesinato, con la agravante de “alevosía”, dado que “la víctima no tuvo ninguna posibilidad de defensa y eso es lo que distingue un homicidio de un asesinato”.

“La defensa dice que podría existir una atenuante o una eximente por el abuso del alcohol, pero las acusaciones no la vemos, desde luego. No por el hecho de ser una persona alcohólica necesariamente tiene por que concurrir esa atenuante”, añadió.

Pensamos que esta persona sabía perfectamente lo que hacía, y se demostrará”, concluyó.

VIOLENCIA MACHISTA

Por su parte, la letrada que representa a la hija menor de la víctima -que tenía 17 años en el momento de los hechos-, Cristina Martínez -que también ejerce la acusación particular, dijo antes de comenzar el juicio que “la comisión del delito” no “es discutible”.

“Nosotros lo que hemos interesado es la agravante de parentesco y, especialmente, nuestro matiz con el escrito del ministerio fiscal es la agravante de género. Es interesante que se tenga en cuenta que es un delito que se ha cometido por un sesgo de género. Le ha pasado porque era mujer. Es un delito de violencia machista”, afirmó.

Por ello, defenderá en el juicio que este crimen ha sido “un asesinato, con alevosía y hasta incluso con ensañamiento”.

En cuanto a la situación actual de la hija de la víctima, afirmó que “la menor está bien, dentro de lo que cabe. Con sus necesidades atendidas”.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

El letrado Francisco José Lago, que ejerce la acusación popular en nombre de la Fundación Amigos de de Galicia, mantendrá que fue “un asesinato, con dos agravantes, una la de género” y otra “la de parentesco”.

A su juicio, en este crimen concurre “la cosificación y el control que el agresor ejercía sobre la víctima y la agravante de parentesco, porque tenían una relación afectiva que comenzó en el verano de 2019. Entendemos que está perfectamente acreditado”.

FISCALÍA

Según el escrito de acusación del ministerio fiscal, el acusado, que conocía a la víctima “desde hacía años”, inició con ella una relación sentimental en el verano de 2019 y se fueron a vivir a juntos en el domicilio de la mujer, en la ciudad de Lugo.

La Fiscalía sostiene que el crimen se produjo entre las 18:00 horas del día 6 y las 08:00 horas del 7 de febrero de 2020, en el domicilio que ambos compartían.

Después de una discusión, “con conocimiento del grave estado de embriaguez” en el que se encontraba la mujer, “no tiendo la víctima posibilidad” de defenderse, el acusado supuestamente aprovechó que ella se encontraba sentada en el inodoro para asestarle cuatro puñaladas en el cuello con un cuchillo que tenía 19 centímetros de hoja.

Lo hizo, según sostiene el ministerio público, “con la intención de acabar con su vida” y al menos una de las puñaladas le seccionó la carótida, de modo que la víctima fallecidó a causa de la hemorragia que le provocaron las heridas en el cuello.

En el momento del fallecimiento, la víctima tenía 49 años. Dejó dos hijos, uno de 17 y otro de 30 años, así como a su madre 77.

El fiscal sostiene que el acusado estaba en uso de sus facultades el día de autos para “comprender sus actos” y la “voluntad intacta para decidir ejecutarlos”, por lo que lo acusa de un delito de asesinato con el agravante de parentesco.

Pide para el acusado una pena de 25 años de prisión, así como que indemnice con 84.000 euros al hijo que era menor de edad en el momento de los hechos y con 52.000 euros al mayor. También reclama una indemnización de 42.000 euros para la madre de la víctima y de 15.000 para su hermano, en concepto de daño moral.

El acusado se encuentra en prisión provisional por estos hechos desde el día 11 de febrero de 2020.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2