REGIÓN

Riesgo por viento, lluvia y tormenta en buena parte de la Comunidad de Madrid

Hay alerta amarilla en la Sierra, donde también hay aviso por calor. Es recomendable tomar una serie de precauciones ante las tormentas eléctricas

Hay alerta por tormentas en la Comunidad

Hay alerta por tormentas en la Comunidad

Redacción

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:38

Emergencias 112 ha informado a ayuntamientos y organismos de la región del riesgo por viento, lluvia y tormenta previsto para esta tarde por la Agencia estatal de meteorología (Aemet) en buena parte de la Comunidad de Madrid.
En las zonas Sur, Vegas y Oeste de la Comunidad hay aviso naranja por tormentas, que según la Aemet irán acompañadas de "granizo severo", y también por viento, con rachas que podrían superar los 90 kilómetros por hora.
En estas mismas zonas la Aemet ha decretado aviso amarillo por lluvia, con una precipitación acumulada de hasta 15 litros de agua por metro cuadrado a la hora.
Además, en la zona Metropolitana, en Henares y en la Sierra hay aviso amarillo por tormentas y por viento, con rachas de hasta 80 kilómetros por hora.
Todos estos avisos están comprendidos entre las tres de la tarde y las diez de la noche.
A todo esto se suma el aviso amarillo por calor decretado por la Aemet de una a ocho de la tarde con máximas de hasta 38 grados centígrados en todas las zonas excepto en la sierra, donde podrán llegar a los 36 grados y las mínimas alcanzarán los 21º.

QUÉ HACER DURANTE UNA TORMENTA ELÉCTRICA

Si nos encontramos en el monte y nos sorprende una tormenta eléctrica, hay que protegerse de los rayos.

Para ello, desde el Cuerpo de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid recomiendan seguir una serie de pasos. “Tenemos que alejarnos de árboles que estén aislados porque actúan de pararrayos. Convenie cobijarse en pequeños bosquetes que estén más bajos que el resto de la zona forestal en la que nos hallemos. Si vamos con niños, no perderlos de vista, pero sin tenerlos pegados, porque si impacta un rayo en nuestro cuerpo podríamos transmitírselo. Mantenerlos a distancia adoptando la posición de seguridad, esto es, en cuclillas alejados del terreno mojado, manos en las rodillas, cabeza entre las piernas y muy quietos hasta que pase la tormenta”, explica Carolina Labadie, agente forestal, quien añade que “notaremos que está a punto de incidir un rayo porque se nos erizará el vello y escucharemos un zumbido”.

Además, a pesar de los calores sofocantes que estamos teniendo, en la montaña una tormenta puede traer consigo bajada de temperaturas que, junto a la humedad, sin la equipación adecuada y con el vehículo a kilómetros de distancia del inicio de nuestra excursión, puede hacernos pasar un mal rato e incluso hipotermia.

Lo más