COPE

Los hallazgos constructivos y decorativos que dejan las obras en una iglesia cuellarana

La restauración de las cubiertas, galería y nave interior de Santa María de la Cuesta supondrá una inversión de más de medio millón de euros

ctv-tv2-iglesiasantamaradelacuestacullar

COPESegovia

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 08:41

De origen medieval, la iglesia de Santa María de la Cuesta y su entorno constituyen un peculiar recinto situado fuera de los muros de la villa segoviana de Cuéllar, asociada a un posible claustro orientado al sur, del que permanece parte de su estructura. La iglesia presenta en la actualidad una sola nave con contrafuertes hacia el interior, y un ábside semicircular de mampostería de cal y canto, aunque en origen es probable que haya dispuesto de tres naves. Su nave, de grandes dimensiones, y las galerías que la flanquean, han sufrido numerosas intervenciones a lo largo de la historia, que impiden una correcta lectura del monumento y de su relación con el entorno. Entre estos últimos eventos, hay que destacar el incendio de 1970, que afectó a las cubiertas y supuso la pérdida de la armadura de lazo de la nave, pero también el cierre de la galería al norte, la desaparición del claustro y la radical transformación de los acabados interiores de la nave.

En 2001, la Consejería de Cultura y Turismo llevó a cabo trabajos de consolidación y restauración en la torre de la iglesia. En 2011, los muros que delimitan el recinto exterior y que acusaban fuertes desplomes fueron consolidados de forma preventiva. Y en los dos últimos años, la Junta ha promovido la realización de un levantamiento riguroso de la geometría del edificio, y sendos estudios sobre su evolución histórica y los revestimientos pictóricos de su interior, que han sido complementados con calicatas constructivas en las fábricas de la nave.

Las necesidades que planteaba el edificio, además de la dificultad de comprensión de su arquitectura, se centraban en las cubiertas y los pórticos. Asimismo, los revestimientos añadidos durante el último siglo en los paramentos y bóvedas de la nave ocultaban los acabados que dieron su configuración definitiva a este espacio en 1831 y que las calicatas realizadas en 2019 pusieron de manifiesto. El objetivo de la intervención es el de recuperar las condiciones de estanqueidad, y de la lectura completa del edificio que ha llegado hasta nuestros días, poniendo en valor la galería que abre al norte y la totalidad del espacio interior de la nave.

Los trabajos de restauración que en la actualidad se están llevando a cabo, parten de un conjunto de estudios previos realizados por profesionales de varias disciplinas, arquitectos, historiadores, arqueólogos e ingenieros, que centraron sus metodologías científicas en llegar a buen conocimiento de la iglesia en su trayectoria y estado actual. De este modo, las actuales obras se afrontan desde la documentación obtenida y bajo unos criterios de reintegración que restablezcan los amplios valores socioculturales que la iglesia de Santa María conserva.

Importantes hallazgos

La intervención está aportando unos importantes hallazgos arqueológicos, tanto en sus muros como en su subsuelo. Se conocía la riqueza cementerial del terreno dentro y en torno al templo, y ésta se ha visto ratificada con la nueva documentación de una incipiente necrópolis de tumbas excavadas en el terreno cubiertas con losas de piedra, necrópolis que, junto con otras dentro de Cuéllar, nos hablan de un tiempo plenomedieval de repoblación de las extremaduras castellanas.

El cuidadoso trabajo de picado de enfoscados y la liberación de tapiados va sacando a la luz una importante riqueza mural con restos constructivos, pinturas y decoración escultórica de amplio valor histórico-artístico. La recuperación de la galería norte de ladrillo mudéjar está mostrando un momento constructivo fundamental para la iglesia, que entronca con todo un estilo de la fábrica de ladrillo cuellarana. A su vez, este pórtico en su extremo oriental ha revelado los vestigios de una capilla que, decorada por medio de un despiece arquitectónico en sus paredes en tiempo del gótico tardío, cerró una de las arcadas colocando un gran óculo que iluminaba este nuevo altar.

Siguiendo con los nuevos hallazgos murales, de especial importancia ha sido la liberación de las dos portadas románicas de la iglesia. La norte reutilizada y en parte mutilada, mantiene parte de sus arcos de medio punto y las columnas de fustes lisos que sustentan la arquivolta central. Picada y mutilada su decoración escultórica de los capiteles en otro tiempo y gusto histórico, nos ha quedado su volumen. Del mismo modo, han aparecido restos de la configuración de antigua portada medieval situada al sur que también había sido tapiada por un mampuesto. Hasta el momento, se ha descubierto una sección de la misma, mostrando un acceso propio del románico pleno con un capitel decorado con esquematización vegetal en el que en un cimacio corrido apoya varias arquivoltas, con la central decorada en puntas de diamante.

Estos hallazgos artísticos, dentro de su contexto estructural arquitectónico, junto con otras piezas talladas dispersas y reutilizadas en la iglesia a lo largo de la vida de Santa María de la Cuesta, ofrecen unas nuevas aportaciones que, a través de próximos estudios, pueden resituar la identidad de la iglesia dentro de una cronología más antigua.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo TRECE Al Día

TRECE Al Día

Con José Luis Pérez y María Ruiz

Ver TRECE