Boletín

La Diócesis de León estudia cómo atender a las parroquias de los pueblos

Hay pocos sacerdotes y más de setecientas pequeñas iglesias

Iglesia de Villarmún de Eslonza.

M.F.

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:58

La Diócesis de León está preocupada por los feligreses de los pueblos de la provincia. La despoblación y la disminución del número de sacerdotes ha obligado a diseñar un plan para atender a las parroquias rurales.

El vicario de Relaciones Públicas, Antonio Trobajo, confirma que además de los centros de atención pastoral, las pequeñas parroquias recibirán la visita del sacerdote en fechas señaladas como la fiesta patronal, algunos domingos y, por supuesto la celebración de funerales.

En la última reunión del Consejo Presbiteral, presidido por el obispo, Julián López, se presentó el “Directorio para la atención a las pequeñas parroquias”, un documento elaborado desde la Vicaría de Pastoral para servir de guía en el servicio y a la atención que la Iglesia de León quiere seguir realizando en las 505 parroquias que se encuentran en poblaciones con menos de cien habitantes, de las cuales son ya 131 las que están en núcleos con menos de 25 habitantes.

Una realidad que refleja el fenómeno de la despoblación y que exige nuevos planteamientos de servicio pastoral anunciados en este directorio que fue analizado y debatido pon el Consejo Presbiteral y ante el que se demandó un mayor carácter práctico y operativo para su posterior aprobación.

El Consejo Presbiteral de la Diócesis de León analizó también el documento “Criterios para un cambio de modelo pastoral” que se ha venido trabajando desde que el obispo Julián López nombrara en el mes de junio de 2017 una comisión especial encargada de definir las claves para el “cambio de modelo pastoral y la reestructuración pastoral que se plantea en la Iglesia de León”.

En un debate extenso y pormenorizado los 35 sacerdotes que integran actualmente el Consejo Presbiteral, han ido examinado esos criterios para el cambio en el modelo de pastoral enfocados hacia el objetivo de que la acción pastoral esté definida por las notas de la comunión, la fraternidad, la corresponsabilidad, la acción organizada, la formación, la solidaridad y la misión de manera que “prevalezca el ser sobre el hacer, donde una opción que subraya la identidad sobre el activismo”.

El “trabajo en equipo” y el “trabajo sectorial y coordinado, desde el servicio de la Palabra, el servicio de la Liturgia y el servicio de la Caridad” han sido notas determinantes que se han valorado en esta reunión de trabajo del Consejo Presbiteral, en la que también se ha confirmado la necesidad de la puesta en marcha de Centros de Atención Pastoral (CAP) como unidades de referencia para asegurar una atención pastoral básica en todas las parroquias de las distintas Unidades Pastorales (UPA). También el Consejo Presbiteral ha confirmado su apoyo a la decisión de reducir el actual número de los 13 arciprestazgos en que se agrupan las 756 parroquias, las 19 filiales y los 35 anejos que conforman la planta diocesana, de manera que tras la aplicación de la propuesta de reestructuración pastoral sean 6 o 7 los arciprestazgos de la Diócesis.

Por último, también se presentó la propuesta del Programa Pastoral Diocesano para el próximo curso 2019-2020, en el que concluirá el vigente Plan Pastoral Diocesano 2015-2020, con una atención especial al servicio de la caridad y con dos citas sobresalientes como son la celebración del próximo Mes Misionero Extraordinario en octubre de este año 2019 y la el Congreso Nacional de Laicos “Pueblo de Dios en salida” del 14 al 16 de febrero del próximo año 2020 organizado por la Conferencia Episcopal Española y que tendrá una edición específica para la Iglesia de León.

Lo más