COPE

El fiscal defiende la pena de 25 años para la acusada de matar a su novio en Lugones

La vista de apelación de la condena ha quedado visto para sentencia

Coche de la Policía Nacional entrando en los juzgados de Oviedo

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13:24

La Fiscalía y la acusación particular han solicitado al Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) que mantenga la condena de 25 años de cárcel a la mujer que mató a su novio de 35 puñaladas en Lugones (Siero) porque la víctima sufrió y supo que se moría, mientras que la defensa ha pedido rebajarla a 15 años al alegar que no hubo ensañamiento.

La Sala de lo Civil y Penal del TSJA ha celebrado este miércoles la vista del recurso de apelación del abogado defensor, José Luis Álvarez Niño contra la sentencia de la Audiencia Provincial que condenó a Ana María G.H. a 25 años de cárcel por matar de 35 puñaladas a su novio mientras dormía en el domicilio de los padres de ésta en Lugones, en julio de 2018.

Tanto el fiscal como el abogado José Antonio Ballina, que ejerce la acusación particular en nombre de las dos hermanas del fallecido, han pedido al tribunal que ratifique la condena ante el comportamiento “sereno y tranquilo” y la actitud “fría y controladora” de Ana María G.H.

Las dos acusaciones han interesado que se confirme que hubo ensañamiento y una relación de parentesco entre la condenada y la víctima, las dos figuras penales que descarta la defensa y en las que basa su recurso de apelación.

También han pedido a la Sala que descarte que la mujer tuvo un brote psicótico, como sostiene la defensa, en la madrugada del 17 de julio de 2018 cuando asesinó a su novio tras discutir con él por celos al creer que la iba a abandonar para irse con la novia “de toda la vida”.

Las acusaciones han reiterado que la víctima sufrió un daño innecesario ante el elevado número de puñaladas recibidas cuando dormía y tras un primer ataque intentó incorporarse de la cama, cayendo posteriormente hacia atrás, lo que obligó a la mujer a cambiar de posición para continuar la agresión.

La víctima, según han resaltado, estaba en estado semicomatoso, producto también del previo consumo de alcohol con la condenada en las horas previas, lo que garantizaba también el resultado mortal.

Además, han incidido en que Ana María G.H. había anunciado antes del crimen a la otra novia que la víctima no iba a ser “ni para una, ni para otra”.

El Ministerio Fiscal ha recordado que hasta la madre de la condenada le confesó la autoría de su hija a un policía y ambas limpiaron la sangre en todas las estancias del piso, donde había ADN por todas partes desde el cuchillo “con el que le cosió a puñaladas”, ha dicho, hasta el mocho.

La Fiscalía ha manifestado que durante la vista en la Audiencia Provincial la mujer llegó a reconocer que estaba arrepentida y pedía perdón, una expresión que con anterioridad había manifestado a las forenses porque alegaba que “si se decía en el juicio no le iba a pasar nada”.

Las acusaciones han incidido además que la mujer, que tiene un 69% de discapacidad, sabía lo que hacía en el momento del crimen al avisar a los servicios de emergencia de que “su novio se había suicidado” en un intento de eludir su responsabilidad penal.

El abogado defensor, José Luis Álvarez Niño, por el contrario, ha pedido que se rebaje la pena a 15 años porque, en su opinión, la sentencia adolece de varios errores en la valoración de la prueba al entender que no se probó el ensañamiento, los forenses “ni confirmaron, ni descartaron” el brote psicótico y porque, según ha dicho, su representada no tenía una relación de parentesco con la víctima.

Ana María G.H., que ha seguido toda la vista a través de videoconferencia desde la cárcel, no ha querido utilizar el turno de última palabra antes de que el TSJA declarara visto para sentencia la vista de la apelación a su condena.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar