La acería de Arcelor-Mittal en Avilés, inundada

Arcelor-Mittal ha suspendido la actividad en la acería de Tabaza y en el alto horno de Gijón porque la crecida del arroyo de las Llongas ha inundado parte de los sótanos de la planta avilesina. Aún no hay fecha para que se reanude el trabajo.

Foto: Arcelor-Mittal Marcos Martín B. / EFE

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 15:16

Las lluvias torrenciales que han caído en Asturias en las últimas horas han afectado a la planta que Arcelor-Mittal tiene en Avilés. El desbordamiento del arroyo de las Llongas ha anegado parte de los sótanos de la acería de la siderúrgica en Tabaza, donde se encuentran las máquinas eléctricas.

La actividad está suspendida por motivos de seguridad, tanto en la acería como en el alto horno A, en Gijón, que suministra el arrabio a la planta. Ahora, la multinacional siderúrgica trabaja en un balance de daños de las instalaciones y en el achique de agua, sin plazos para devolver a la normalidad a las instalaciones.

ArcelorMittal ha decidido enviar a casa a los 550 trabajadores de la acería de Avilés por varios días ante la envergadura de la avería producida por el desbordamiento del arrollo de Las Llongas, que causó un mayor daño del inicialmente calibrado. La inundación es importante, especialmente en los fosos, los grupos hidráulicos y otros dispositivos, que deberán ser reparados para su nueva puesta en funcionamiento.

En principio, se va a aprovechar los reconocimientos médicos pendientes, cursos de formación, vacaciones o descansos compensatorios, pero la siderúrgica no descarta aplicar un expediente de regulación temporal de empleo en el caso de que la situación se alargue más de lo previsto.

Lo más