COPE

Exhibición del Casademont Zaragoza en Bilbao (76-100)

El conjunto de Ponsarnau venció por 24 puntos, en otra brillante actuación de Mobley (18), bien secundado por Vanwijn (15), García (14) y Waczynski (13)

ctv-bay-foto-web-bilbao---casademont-21-22

Javi García, también en Bilbao, volvió a mostrar su crecimiento en un gran partido de todo el equipo del Casademont.ACB PHOTO

JESÚS ZAMORABILBAO / ZARAGOZA

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 23:57

El Casademont Zaragoza confirmó y aumentó este jueves en el Bilbao Arena las buenas sensaciones ya mostradas en la primera jornada el domingo pasado en el Pabellón Príncipe Felipe ante el Manresa. El conjunto aragonés realizó, ante todo, un partido muy serio y se impuso de paliza, con rotundidad y contundencia, por 76-100, al Surne Bilbao Basket.

Los locales apenas ofrecieron más oposición que en un igualado primer cuarto. Después ya no compitieron como querían en su reencuentro con la 'marea negra' tras casi un año sin público en Miribilla. El día, que iba a ser señalado para el equipo vasco y sus aficionados, se quedó en una decepcionante tarde por la enorme superioridad de los de Ponsarnau, que además tuvo la modestia de decir al final del partido ante los bilbaínos que el resultado refleja, más que lo que pasó realmente en el encuentro, el acierto que tuvieron los suyos.

Lo cierto es que el Casademont estuvo centrado, fluido y muy acertado, lanzado por Matt Mobley (18 puntos y 23 de valoración), Adam Waczinsky (13 y 19) y Javi García (14 y 14), por fuera, y Tryggvi Hlinason (11, 9 rebotes y 17) y Hans Vanwijn (15, 6 y 17), en la zona.

Una auténtica labor de equipo de los de Jaume Ponsarnau, traducida en un tremendo acierto (23/37 en tiros de dos y 15/31 en tiros de tres) y una manifiesta superioridad en el rebote (23-40). Datos que, como el del marcador final, no necesitan añadidos, pese a la humildad del técnico catalán en sus declaraciones.

En el Surne Bilbao Basket, que recordó a sus peores momentos de un año pasado al borde del descenso, y especialmente a los partidos ante el propio Casademont Zaragoza, apenas si tiró del carro al inicio Ludde Hakanson (12 y 14) e intentaron reaccionar con todo casi perdido el capitán Jonathan Rousselle (18 y 18) y Andrew Goudelock (12).

Delgado abrió el marcador para un 4-0 inicial del Surne Bilbao que rápidamente fue contrarrestado por Mobley y el Casademont Zaragoza (4-7). Y también adquirió cuatro puntos de ventaja el conjunto aragonés (8-12), aunque reaccionaron los locales de la mano de Hakanson para acabar el primer cuarto precisamente con esa máxima ventaja con unos buenos minutos finales de Withey.

Remontó el Casademont Zaragoza al inicio del segundo cuarto, con cinco puntos entre McLean y Javi García (20-21), en el que los bilbaínos, pese a mostrar momentáneamente algún atisbo de recuperación, acabaron entraron en una de sus frecuentes pájaras. Especialmente Delgado, a cuyos minutos de desacierto en las dos zonas se unió el brillo de Mobley para encadenar un 0-14 (25-39), ampliado posteriormente a un 4-22 (29-43), que amenazó con romper ya el partido antes de una segunda mitad a la que se llegó con clara ventaja visitante (31-43 en el descanso).

Mantuvieron las distancias en el tercer cuarto los rojillos, martilleando con pasmosa facilidad el aro local para arrancar los últimos diez minutos 16 arriba (53-69). Incluso frenaron un arranque de genio del hasta entonces apagado Goudelock, que anotó 8 puntos seguidos y acercó a su equipo a 12 puntos (42-54).

Intentó algo parecido Rousselle al inicio del últimos cuarto (57-69), pero el Casademont Zaragoza no perdonó en el lanzamiento exterior y hasta amplió la diferencia para hacerla insalvable con Waczinsky (67-88 ya a 3.43) muy acertado desde el triple. No se quedó ahí la cosa y el correctivo fue en aumento hasta el 73-100 (máxima diferencia, de 26) previo al 76-100 final.

Surne Bilbao Basket 76 (20+11+22+23): Rousselle (18), Hakanson (12), Bigote (3), Miniotas y Delgado (6) -cinco inicial-; Luz (3), Goudelock (12), Reyes (8), Masiulis (2), Withey (6), Rigo (6) y Galán.

Casademont Zaragoza 100 (16+27+26+31): San Miguel (3), Mobley (18), Okoye (5), Vanwijn (15) y Hlinason (11) -cinco inicial- Javi García (14), Sipahi (4), Waczynski (13), McLean (10), Radoncic (7), Vilà y Font ().

Parciales: 20-16, 31-43 (descanso); 53-69 y 76-100 (final).

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Árbitros: Jordi Aliaga, Juan de Dios Oyón y Vicente Martínez. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de la Liga Endesa disputado en el Bilbao Arena de Miribilla ante menos de 4.000 espectadores, que era el número de aficionados que podían acudir a presenciar el choque debido a las restricciones sanitarias.

El entrenador del conjunto aragonés, Jaume Ponsarnau, se mostraba al final del encuentro contento e incluso sorprendido del rendimiento de sus jugadores a estas alturas de competición y destacaba el gran acierto en el tiro como principal valor de la victoria. El catalán también valoraba el espíritu de unión del vestuario tras la complicada pretemporada con las lesiones y alababa el rápido acople de las últimas piezas: “Ha sido un partido en el que Surne Bilbao ha comenzado muy físico, nos costaba jugar y estábamos anotando con inspiraciones individuales y ahí yo le daría el mérito a Bilbao y a lo que nos falta aún por mejorar. Ha habido un momento en que el partido ha cogido ritmo y eso nos ha favorecido porque los jugadores han entrado en confianza, aunque perdíamos balones –hemos fallado 3 contraataques casi seguidos- pero el ritmo era bueno. Surne Bilbao es muy bueno en rebote y estábamos compitiendo en esa faceta, a veces tocando balones y agarrándolos como podíamos”.

Según Ponsarnau, “estábamos encontrando muchos jugadores, yo diría que no jugando bien pero cuando había un balón divido, hemos tenido la suerte o el acierto que nos ha ido a nosotros y aprovechado para meterlos. El marcador no refleja lo que ha pasado en el partido y sí que hemos estado muy acertados, que hemos encontrado confianza en muchos jugadores y por eso hemos podido, después del primer cuarto, ser mejores en los tres siguientes”.


El técnico del Casademont concluía señalando que “me sorprende que después de lo que nos ha pasado que vayamos encontrando, la verdad, talento. No me pongo mucho mérito porque no jugamos del todo bien. No defendemos del todo bien pero el equipo está convencido y con confianza. Hemos tenido lesiones en pretemporada que igual nos ha hecho más fuertes y más duros y estamos disfrutando de estar más juntos y eso se nos nota”.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo