Teruel existe, y estas son sus diez cosas que no te debes perder

Teruel tiene una gran cantidad de atractivos turísticos y culturales que no te debes perder ahora que conoces su existencia

Teruel existe, y estas son sus diez cosas que no te debes perder

 

Redacción de Teruel

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 16 nov 2019

Si algo bueno nos han traído las elecciones del 10-N ha sido conocer que Teruel realmente existe. Pero ya existía muchísimo antes de que la plataforma ciudadana de Teruel Existe llegase al Congreso y al Senado. Y es que Teruel tiene una gran cantidad de atractivos turísticos y culturales que no te debes perder ahora que conoces su existencia. En COPE vamos a contarte diez cosas exclusivas de Teruel que son el orgullo de los turolenses.

El jamón

Lo primero que debes saber es que, si vienes hasta Teruel, hambre no vas a pasar. Jamón hay mucho y en muchas partes de España, pero ninguno como el turolense. De hecho, cuenta con una denominación de origen propia, la D. O. Jamón de Teruel, que garantiza la calidad del producto. Además, en la mayoría de establecimientos ofrecen un plato llamado “Delicias de Teruel”, que consiste en un plato con abundante jamón, rebanadas de pan tostado y tomate triturado mezclado con aceite y a veces con ajo para que cada uno se haga su propia tosta al gusto.

Las migas de pastor

Ahora que tan de moda está la cocina de aprovechamiento, este plato es un claro ejemplo de este nuevo estilo culinario. Y eso que se inventaron mucho antes de la tendencia. El plato consiste en pan duro triturado y tostado, de ahí el nombre de migas, mezclado con huevo frito, panceta, chorizo, uvas o incluso, como no, jamón de Teruel. Este económico plato fue creado por los pastores trashumantes de la provincia, para poder comerlo cuando estaban en el campo con el ganado.

Estos dos platos no son los únicos manjares que ofrece Teruel. También se pueden encontrar quesos, vino, aceite y otros muchos productos típicos de la provincia.

Una vez dejado claro que los turolenses no se mueren de hambre, es momento de repasar qué ver en una visita a Teruel.

La plaza del Torico

En la plaza central de la ciudad, en lo alto de una columna se encuentra el Torico, símbolo de la ciudad por excelencia. Y no se te ocurra meterte con su tamaño, porque están muy orgullosos de él. Los símbolos de la ciudad de Teruel son el toro y la estrella, y este torico es motivo de orgullo para todo aquel turolense que día a día pasa por su plaza y lo contempla. Recuerda, ni un solo comentario sobre su tamaño.

La escalinata del Paseo del Óvalo

Uno de los monumentos más emblemáticos de Teruel. Fue diseñada por el ingeniero José Torán de la Rad y construida entre 1920 y 1921 para comunicar el casco histórico de la ciudad con la estación de trenes. El autor buscaba dotar a la ciudad de un acceso digno desde la citada estación, así como poner de manifiesto elementos arquitectónicos y decorativos extraídos de la tradición mudéjar local y del modernismo. Por cierto, que bajo el gran friso de piedra hay una fuente, cuyo caño, como no, representa un toro.

El arte mudéjar

Hay ciudades en las que puedes encontrar todo tipo de estilos artísticos y arquitectónicos. Un popurrí de diseños que pueden llegar a confundir al visitante. En Teruel no hay ninguna duda, cualquier obra que encuentres tendrá los ladrillos, arcos y ventanales típicos de la arquitectura Mudéjar. Y es que este estilo alcanza su máximo exponente en la ciudad de Teruel. Valgan como ejemplo su catedral, o las torres de San Martín y El Salvador. Todo un lujo para aquellos que deciden visitarlas. También está dentro de este estilo la maravillosa iglesia de San Pedro, que alberga en su interior el mausoleo de los Amantes, Diego e Isabel.

Dinópolis

Formado por un gran parque central en Teruel y siete centros más en siete localidades de su provincia, Dinópolis combina ciencia y diversión para que vivas de cerca el fascinante mundo de los dinosaurios. Un recorrido de 4.500 millones de años en el que escucharás los primeros latidos del corazón de la Tierra, descubrirás cómo surgió la vida y con ella las criaturas más extraordinarias que jamás han existido, los dinosaurios.

Las Fiestas de la Vaquilla

Como no solo de comer y turismo vive el hombre, en Teruel son pocos, pero saben divertirse. Sus fiestas grandes son las Fiestas de La Vaquilla. Está considerada como la fiesta más popular y tradicional de la ciudad de Teruel. Se celebra durante el segundo fin de semana después de San Pedro o el más próximo al día de San Cristóbal. Es una fiesta con la que se rinde homenaje al Santo Ángel, patrono de la ciudad, y se rememora la fundación de Teruel siguiendo fielmente la tradición y la leyenda del Torico. Como eventos más importantes destacan el toque del campanico, el sorteo de palcos de la plaza de toros o la puesta del pañuelico al Torico.

Las bodas de Isabel de Segura

Juan Diego de Marcilla ha vuelto. Va a casarse con Isabel, tal como se prometieron hace cinco años cuando él tuvo que partir en busca de la fortuna que hiciese posible el enlace. Pero Isabel, creyendo que Diego ha muerto se acaba de desposar con Pedro de Azagra, hermanastro del tercer señor de Albarracín. Durante el mes de febrero la ciudad de Teruel revive la tragedia de Los Amantes. En sus calles se recrea el ambiente medieval de la época así como las distintas escenas de la historia de Los Amantes, convirtiendo a la ciudad en fiesta que sumerge al visitante en el Siglo XIII. Todo Teruel se engalana para la ocasión y los habitantes y visitantes se visten de época para dar la mayor fiabilidad posible.

La Semana Modernista

Parece que Teruel vive en una máquina del tiempo constante. Y es que además de volver al siglo XIII en febrero, ahora en noviembre regresan a 1912. La ciudad entera se viste de principios del siglo XX para celebrar su Semana del Modernismo. Bailes burgueses, conferencias, visitas guiadas con personajes de la época, recreación de la "Plaza del Mercado" y muchas actividades para descubrir el Teruel de principios del siglo pasado, un homenaje a una época en la que la ciudad vivía un especial esplendor, con la traída de aguas, la electricidad o el ferrocarril.

Cesta de Navidad

Pero Teruel no es solo su capital, también es su provincia, con su Matarraña, su Jiloca, su Bajo Aragón y todas las grandes comarcas con preciosos municipios que la componen. En una de sus capitales de comarca, Calamocha, se entrega cada Navidad la cesta de regalos más grande de España. Un apartamento en la costa tropical y dos Porsches, entre las novedades de este año en la cesta, cuyo valor en premios alcanza los 575.000 euros. Las papeletas se pueden comprar en el bar restaurante Mariano de la localidad al precio de 12,50 euros. Si no encontrabas un motivo para visitar Calamocha, este podría ser uno de los más importantes.

Lo más