Cáritas muestra su preocupación por la pobreza heredada

Cáritas Diocesana de Jaca ha presentado la memoria correspondiente al año 2018

Don Julián Ruiz y Marcos Lera

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 17:16

El Obispo de Jaca, D Julián Ruiz Martorell ha señalado que “Cáritas se distingue por varias cosas, una de las más importantes es el acompañamiento de los procesos personales”. También ha subrayado que “estamos mejor que al inicio de la crisis pero no la hemos superado. Detectamos carencias y urgencias y hay muchas personas que carecen de hogar y por eso es importante la labor que realiza Cáritas”.

En el último año se ha prestado ayuda a 240 familias, realizando 4.761 intervenciones de las cuales 621 corresponden a personas que han pernoctado en el albergue municipal, gestionada por Cáritas. Las otras 4.140 han sido atendidas en las oficinas de Jaca y Sabiñánigo.

Las cifras son similares a las de otros años. En este sentido, el presidente de Cáritas Diocesana de Jaca, Marcos Lera, ha explicado que “existe una pobreza endémica, heredada y eso nos preocupa”. En el apartado de ayudas económicas, se han destinado 32.358,73 euros repartidos en alimentación, educación, higiene, ropa y calzado, salud, transporte, suministros..siendo la vivienda (alquiler, equipamiento y reparaciones de hogar) la parte que más cuantía recibe.

Por oro lado, se han repartido 23.683 kg de alimentos en la despensa de Jaca y 18.108 en la de Sabiñánigo. La procedencia de los alimentos ha sido principalmente del Banco de Alimentos de Huesca, de los centros escolares de Jaca y de la recogida en Navidad en diferentes parroquias de la Diócesis.

En el albergue municipal, gestionado por Cáritas, han pernoctado 392 personas (371 hombres y 21 mujeres). El número de pernoctaciones fue de 621 por lo que alguno de ellos ha hecho uso del albergue en varias ocasiones.

La Diócesis de Jaca forma parte del Centro de Solidaridad Interdiocesano y Cáritas aporta recursos para los trabajos que se realizan en terapias contra adicciones, otro de los problemas que Cáritas pone de relieve. No solo adicción a las drogas sino a otro tipo de adicciones que pueden suponer la ruptura de las familias y la merma de ingresos.

Hay que recordar que Cáritas ha instalado contendores de ropa en Jaca (8), Sabiñánigo (4), Sallent (2), Panticosa (2), Escuer (1), Canfranc (1), Villanñua (1), Berdún (1), Puente la Reina (2). En Sabiñánigo se han realizado 528 intervenciones y se han repartido 7.380 prendas. En Jaca, se han enviado 240 sacos a Cáritas Monzón.

Aunque se trata de pequeñas iniciativas, Cáritas Diocesana ha mostrado su satisfacción por la realización de los cursos para mujeres en riesgo de exclusión social. En Sabiñánigo se han realizado dos ediciones con 16 participantes y en Jaca otras dos con 22 participantes. Son cursos destinados a la acogida y formación de mujeres en riesgo de exclusión social, determinados en talleres y sesiones de costura y cocina.

La finalidad de su realización es la de lograr y alcanzar habilidades sociolaborales, fomentar las relaciones interpersonales creando una red de apoyos y promover la autoestima, derivando la intervención en una mejor calidad de vida de las mujeres participantes.

Otra de las patas de Cáritas es la Fundación Thomas de Sabba, que tiene por objeto la erradicación del chabolismo, y de la que forman parte el Ayuntamiento de Jaca, Asociación Mixtós y Cáritas.

La cantidad fija anual que aporta Cáritas es de 11.043,75 euros y la aportación para la compra de viviendas asciende a 50.149,10 euros. La implicación de Cáritas Diocesana no es solo económica, sino que sus trabajadores sociales y voluntarios realizan labores de acompañamiento para la inserción de estas familias en el tejido social de Jaca.

En la presentación se ha hecho alusión a una problemática que cada vez cobra mayos protagonismo: la soledad. Don Julián Ruiz ha comentado que “hay personas que viven en soledad sin desearlo, sobre todo personas mayores”. Un problema en el que Cáritas debe intervenir para que todas las personas tengan no solo un techo sino el calor de un hogar”.

Lo más