0-1: Con balas de mentira

El Madrid fue mejor en el duelo con el Sevilla, que se mostró muy deficiente en el ataque. Se marchó del partido sin firmar un tiro a puerta

sevillla 23 9

V. Fernández

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 00:49

Sin tirar a puerta jamás puedes aspirar a ganar un partido. Con un poco de suerte y seriedad defensiva, el empate es la única meta a alcanzar con tan escasa fuerza arriba. El Real Madrid llegó al Sánchez Pizjuán herido y con la sombra de Mourinho apareciendo por las portadas de los periódicos de la capital. Si hay algún equipo que sabe cuándo es el momento de ponerse serio ese es el Madrid. Y lo hizo. Igualó en pelea al Sevilla. Los madridistas corrieron lo que no lo hicieron en París. En esta pelea los de Lopetegui no estuvieron mal, pero sus opciones fueron desapareciendo cuando los minutos pasaban y la portería del rival estaba más allá de la frontera.

En la primera mitad, Vaclik sacó dos ocasiones claras. El Sevilla aguantaba pero no pegaba. Y en la segunda, el grifo de la espera se cerró. Benzema liquidaba el partido con su gol. Luuk de Jong suma otro encuentro sin marcar. Ocampos se fajó, pero sin crear peligro. Por la izquierda nadie aparecía. Reguilón no se asomó ni una vez al ataque.  Y a Chicharito ni se le vio. Escasa mordiente para ir a pelearle un partido al Real Madrid.

Lo más