COPE

"La casa del guarda"

por Pedro Rodríguez

Rodri

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:20

Ayer estuve tomando café con tres amigos en “La casa del guarda” del Barrio Obrero. Un lugar de encuentro (cafetería-bar) lleno de historia.
Mientras estábamos allí no dejé de pensar en el por qué de la construcción del “Barrio Obrero” y en quién sería su primer guarda...
A tres metros, de nuestra mesa, había una típica cabina telefónica inglesa, repleta de libros, que no dejé de mirar...
Al ir a pagar (invitó Juan Nicolás) pasamos junto a ella y la curiosidad me motivó a abrir la puerta y tomar un libro en busca de la historia del Barrio y de su primer Guarda.
Tuve suerte. En el primer libro encontré el quién, el qué, el cuándo y el porqué de la construcción del “Barrio Obrero”.
¿Quién?: La compañía inglesa de Riotinto.
¿Qué?: Una “Ciudad Jardín”, urbanización habitual en Inglaterra, pero, casi insólito en España, en la que ninguna casa es igual, aunque, a primera vista, parezcan iguales y donde conviven armónicamente diversos tipos de arquitectura: la británica, andaluza, mudéjar y la colonial.
¿Cuándo?: Las obras comenzaron en el 19 y terminaron cuatro años después (1923).
¿Por qué 213 casas?: Era la cantidad de viviendas demandada por los empleados de los Talleres de Riotinto, en la Avenida de Italia.

“LEGADO INGLÉS”

¿Y quién era el Guarda?: José Villadómigo, con una historia apasionante de recuerdos y, sobre todo, de sentimientos
De familia de pescadores, emigró a Cuba, con las milicias españolas, a luchar contra las revueltas cubana. Volvió a España, como Guardia Civil, e intervino en los conflictos mineros del 14.
Años después, contrajo matrimonio con Carmen Real, una mujer rubia, de estatura baja y muy simpática, con quien tuvo once hijos.
Villadámigo, era una persona de tanta confianza que los ingleses le otorgaron el puesto de guarda de la urbanización el “Valle”, en Riotinto.
Después, cuando construyeron el “Barrio Reina Victoria”, lo compañía lo trasladó a la capital como guarda- conserje de la nueva urbanización.
Aquí le conceden una casa junto al arco de entrada al Barrio “Reina de la Victoria”, por donde pasa cada año la Virgen de la Victoria, la reina y madre del Polvorín. (Imágenes ilustrativas).
Casi cien años después de que el Rey Alfonso XIII le entregara solemnemente al guarda, José, las llaves del barrio, una investigadora de la Universidad de Huelva, Maria Valeria, ha descubierto que “La casa de guarda” (cerrada y cayéndose), del “Barrio Obrero”, puede ser un lugar de encuentro de los onubenses con una de las principales joyas arquitectónicas del legado ingles, junto al “Palacio de los atardeceres”. ¡BUENOS DÍAS!

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo