• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

¿Sabes que la enseñanza es una de las profesiones con más riesgo de depresión?

Los cambios en esta profesión en los últimos años han conllevado una pérdida de respeto a la figura del profesor que afecta al docente en su labor. 

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:45

A pesar de ser también una de las profesiones más vocacionales, los maestros desempeñan una de las profesiones con mayor riesgo de depresión ante las dificultades que se encuentran a la hora de realizar su trabajo. 

En los últimos años, los cambios de nuestra sociedad han llevado consigo cambios en la apreciación de la figura del maestro, a la que se la ha perdido el respeto. El profesor José Carlos Aranda nos ha explicado algunos ejemplos de esta pérdida de autoridad hacia los docentes, como la falta de respeto de los alumnos y sus familias al docente.

Pero también desde la administración se está poniendo trabas a la labor docente. Un ejemplo de ello es el establecimiento de protocolos ante conductas y sanciones prácticamente inaplicables por los maestros. La burocratización de la labor docente provoca en muchos casos una situación de estrés y ansiedad en los profesores, ante la imposibilidad de atender todo el trabajo que se le está exigiendo. 

"Debemos todos como sociedad rehabilitar la figura del profesor, que es un apoyo indispensable para la educación en la familia"

Entre las soluciones a este problema, el profesor Aranda propone la recuperación del Observatorio del Profesor a nivel nacional y autonómico, de forma que se tenga constancia de las situaciones reales que están sucediendo en los diferentes centros educativos. En segundo lugar, realizar una actualización de la normativa y los planes de centro, haciendo a los alumnos conocedores de la normativa de derechos y obligaciones del alumnos, recordando que sus obligaciones también han de cumplirse, y su incumplimiento ha de ser sancionado.

Por otro lado, los equipos directivos de los centros deberían estar preparados y autorizados para la realización de cualquier tipo de denuncia ante una situación de agresión o violencia ante la inspección educativa, ya que muchas veces, esto provoca la duda sobre si es el profesor o el centro quien a de denunciar a un alumno o su familia. También es necesario la creación de un protocolo en los centros, para que el profesor conozca los pasos a seguir. 

Lo más