COPE

La maravillosa capilla de San Juan Bautista de la Santa Iglesia Catedral

En esta capilla se da la circunstancia que se conserva su retablo al completo

La maravillosa capilla de San Juan Bautista de la Santa Iglesia Catedral

Córdoba

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:28

Nos acercamos hoy a otra de las muchas capillas que pueblan la Catedral. A pesar de la enorme variedad de dedicación, época, estilos artísticos y otras características de estas capillas, hay elementos que se repiten en casi todas ellas. Uno de ellos es la presencia de retablos. Este elemento, que recibe su nombre por encontrarse situado detrás de la mesa del altar –retro tabula-, adquirió en toda España una gran importancia ya desde la Edad Media, llegando a su culminación durante los periodos renacentista y, sobre todo, barroco.

La maravillosa capilla de San Juan Bautista de la Santa Iglesia Catedral

Catedrales, parroquias, conventos y capillas vieron proliferar este elemento, mitad arquitectónico, mitad escultórico o pictórico, dando lugar a una inconmensurable y sorprendente variedad de estilos y formas. Por eso, también nuestra Catedral dispone de un número elevado de retablos, que van desde el imponente y magnífico de la capilla mayor, de tamaño colosal, hasta los más pequeños y sencillos de algunos altares.

Audio

Pero, como hemos visto, si bien solemos identificar la palabra retablo con el estilo barroco, y en la Catedral existe un número importante pertenecientes a este estilo, la antigua mezquita custodia también un considerable número de interesantes retablos renacentistas, supervivientes del cambio de gusto que aconteció entre los siglos XVII y XVIII.

Es curioso comprobar cómo, con respecto a estos cambios, en algunas capillas de la Catedral, por ejemplo, las de San Salvador y San Ambrosio, o la de los santos Simón y Judas, se llegaba a una solución de compromiso, en la que imágenes provenientes de retablos anteriores, medievales o renacentistas, se incluían en la nueva creación, seguramente por la devoción que habían alcanzado, o por su interés artístico. Lo mismo ocurrió en algunas parroquias, como la de San Nicolás de la Villa.

Pero en este caso, es decir, en el de San Juan Bautista, se da la circunstancia singular de que se conservó el retablo completo, seguramente vinculado con el maestro mayor Hernán Ruiz III, aunque con añadidos. Efectivamente, la disposición arquitectónica –banco y varios cuerpos rematados por un frontón alabeado- y la decoración renacentista, han sido posteriormente enriquecidas con decoración vegetal de corte barroco en medio de los arquitrabes, lo que hace a este retablo un ejemplo más de esa hermenéutica de la continuidad, en sentido artístico, de la que es siempre ejemplo la Catedral de Córdoba.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
La maravillosa capilla de San Juan Bautista de la Santa Iglesia Catedral

Otra de las características que dan interés a este retablo es la combinación de escultura y pintura. La calle principal y central aloja dos grupos escultóricos -El Bautismo de Jesús y un Calvario- rematados por una representación del Padre Eterno y dos virtudes recostadas, Caridad y Esperanza. Los registros de las calles laterales, por su parte, presentan pinturas.

Reparemos en el motivo principal: la figura de Cristo, que presenta una cuidada anatomía, se encuentra flanqueada por el Bautista y unos ángeles. Jesucristo es tratado por el anónimo escultor como un verdadero atleta, como un héroe. Es verdad que ninguno de los evangelistas describe físicamente a Jesús. Es uno de esos datos que no son necesarios para la salvación.

Pero los artistas siempre han deseado representarlo, y por eso, desde los primeros siglos del arte cristiano, cuando se superó la prohibición mosaica, se ha elegido un modelo, propio del mundo pagano; el de Apolo. No es casualidad: Apolo es el dios de la Palabra, el hijo de Zeus, el dios de la belleza. Y la Biblia nos refiere que Jesús es la Palabra encarnada, Hijo de Dios y el más bello de los hombres. Nada es por casualidad.

Sobre la escena, un rompimiento de gloria que deja ver al Espíritu Santo y unos rayos dorados que descienden, simbolizando la voz del Padre que anuncia Éste es mi Hijo, el Amado, mi predilecto [Mt 3, 17].

La obra pictórica de nuestro retablo debió ejecutarse en el último tercio del siglo XVI, sin que hasta el momento se conozca quién pudo ser su autor. En el banco se encuentran tres tablas: Anunciación, Santa Cena y Nacimiento. En el primer cuerpo, Nacimiento de San Juan Bautista (registro lateral izquierdo) y Degollación del Bautista (registro lateral derecho). En el segundo cuerpo, Adoración de los Reyes (lateral izquierdo) y Santa Margarita (lateral derecho). En el tercer cuerpo, Resurrección (lateral izquierdo) y Ascensión (lateral derecho).

La maravillosa capilla de San Juan Bautista de la Santa Iglesia Catedral

Para terminar, imaginemos por un momento al capellán mientras celebraba la Santa Misa en el altar del retablo, que, al modo tradicional, está adosado. En el momento de la Consagración, al elevarse la Sagrada Forma y, con ella, la mirada, tanto el sacerdote como los fieles podían contemplar, detrás del Cuerpo de Cristo realmente presente, pero oculto bajo la apariencia del pan, el Cuerpo de Cristo representado en la hermosa escultura. Una vez más, el Arte adquiere un papel esencial en la evangelización, aplicándose a menudo, como sucede en esta capilla, a alentar la Fe del cristiano en el admirable misterio de la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 3

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar
Directo TRECE Al Día

TRECE Al Día

Con José Luis Pérez y María Ruiz

Ver TRECE