COPE

Historia

¿Conoces el misterio del Pendón de Jerez?

La ciudad celebra San Dionisio cada 9 de octubre, día que entró Alfonso X en 1264, y se pregunta cómo desapareció la enseña heredera de la originaria portada por el Rey Sabio

¿Conoces el misterio del Pendón de Jerez?
Gabriel Álvarez

Jerez de la Frontera

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 09 oct 2020

El traslado del Pendón de Jerez de la Frontera de manos del Cabildo Municipal, que lo custodia, hasta las del Cabildo Catedral, que lo recibe cada 9 de octubre en un acto cívico religioso con canto del Tedéum, da contenido simbólico a la fecha del 9 de octubre. Es aquella en la que se dice que las tropas de Alfonso X El Sabio entraron definitivamente en la ciudad almohade conquistándola por las armas y repoblándola posteriormente fundamentalmente con personas de origen castellano.

Las medidas de seguridad sanitaria han marcado este año una celebración con toda la simbología tradicional y los añadidos contemporáneos que vienen caracterizando esta celebración del Patrón San Dionisio. La plaza de la Asunción, un joyero de estilos artísticos, ve partir desde el Cabildo Viejo (con una fachada y una logia renacentista espléndidos) el Pendón portado simbólicamente por el concejal más joven y acompañado por la Corporacion Municipal. Llega, en apenas unos metros, hasta la mudéjar iglesia de San Dionisio con obispo y canónigos a la puerta.

Lo más llamativo es que ha sido precisamente la pandemia de Covid-19 la que ha devuelto a Jerez de la Frontera la condición de fiesta local para el 9 de octubre. En los últimos años se decidió que, junto al día de la Patrona Virgen de la Merced (24 de septiembre) fuera el lunes de la Feria del Caballo la segunda fiesta local. La suspensión de esta cita festiva por el confinamiento ha provocado que, por este año, vuelva a ser festivo el día de San Dionisio.

En esta ocasión los miembros del Cabildo Catedral, antes de la celebración del Tedéum que completa el acto cívico religioso, no han contado con la presencia de monseñor José Mazuelos Pérez como en los once años anteriores. Recién tomada posesión como nuevo obispo de Canarias, y a la espera del nombramiento de su sucesor en esta silla episcopal, es el sacerdote Federico Mantaras Ruiz-Berdejo el administrador diocesano. Y Antonio López Fernández, el deán de estos capitulares anfitriones de los otros, los municipales.

UNA INEXPLICABLE DESAPARICIÓN

Lo curioso es que, pese a que todo gira en torno a la pieza heredera de aquella bandera que el rey concedió a la ciudad, lo cierto es que la que se usa es una creada en 1990. Con el compromiso de que la antigua, del siglo XVI segun diversas referencias, y valor indiscutible pese a que no fuera la originaria, se preservara del paso del tiempo y los riesgos de deterioro, que para ello se confeccionó la nueva, fue entregaba por el Cabildo Catedral al Ayuntamiento donde se perdió al año siguiente sin que haya pesquisa que dé pistas fiables.

Alfonso X El Sabio creó, para honrar a la ciudad recién conquistada en 1264, un estandarte o pendón de ondas de azur y plata, orlado de carmesí con castillos y leones alternos. Cada uno de los tres elementos representaban respectivamente la constancia (olas), la fortaleza (castillos) y la bravura (leones), virtudes reconocidas a los caballeros que demostraron estas capacidades en los difíciles momentos del asedio y conquista. Todo ello configura el escudo de Jerez que ha llegado hasta nuestros días.

Nuevas oleadas de tribus magrebíes (meriníes y benimerines fundamentalmente) prolongaron en el tiempo el establecimiento de unos mínimos de seguridad en la conquista. Y fue preciso que las huestes jerezanas participaron en la Batalla del Salado (1340). Lo hicieron junto a otras venidas desde la localidad de Lorca. Ambas, tras la victoria, se empeñaron en hacerse acreedoras del vistoso pendón exhibido. El bisnieto del rey que lo concedió, Alfonso XI, determinó salomónicamente, otorgar la bandera a Jerez y el asta a Lorca.

MAS DE UNO

Varios historiadores señalan que desde 1405 las tropas jerezanas usaron este pendón cada vez que iban a la guerra. Ya había sido sustituido el primitivo de Alfonso X con las ondas blanquiazules. Ese mismo año, ante el deterioro del segundo, fue pedido otro pendón al rey Enrique III pero no fue complacida la solicitud. Así es como fue restaurado aquel que se conoce como Rabo de Gallo. Fue cubierto con brocado de seda y bordadas las armas reales y las jerezanas.

No faltan fuentes que dicen que sólo se conservó un retal del anterior cosido en su parte superior derecha. Fue entonces cuando se ocupa de la custodia el Cabildo Colegial, hoy en día Cabildo Catedral. En 1468 se encarga otro pendón perdido pronto en la Batalla de las Axarquías. Era el tercero. Hubo que volver de nuevo al anterior, el Rabo de Gallo, que fue restaurado durante los siglos posteriores en varias ocasiones y conservado en manos religiosas hasta que en 1990 se cedió la custodia al Ayuntamiento.

La pérdida de esta pieza en apenas un año en manos municipales ha dado de sí denuncias públicas, lamentos populares y hasta chanzas por las que no faltan las bromas sobre si alguien desconocedor de la naturaleza de aquél viejo 'trapo' terminó convirtiéndolo en pieza para limpiar el polvo. En el Museo Arqueológico se asegura que no se encuentra y en otras dependencias municipales tampoco. Hoy en día, cada 9 de octubre es portado el que se creo a principios de los noventa en memoria del perdido y de los anteriores.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar