COPE

Xerez DFC

No hay quien frene al líder en su escalada (Xerez DFC 2-0 CD Ciudad de Lucena)

Los xerecistas se impusieron a un gran rival gracias a una extraordinaria actuación de Máyor

Audio

Miguel Guerrero

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 11:57

El líder está intratable. De momento, no hay quien le tosa: tres partidos jugados en esta fase de ascenso, tres victorias. Dos de ellas ante un rival de mucho nivel como lo es el Ciudad de Lucena. El pasado domingo en Chapín se vio un partido similar al de hace apenas unos días en tierras lucentinas. Un encuentro igualado, con más ocasiones que el choque anterior, que se salda con la victoria xerecista.

Los tres puntos se quedaron en Jerez gracias al trabajo de todo el equipo, pero en especial a la actuación de Máyor. El delantero aspense firmó un sobresaliente partido. Suyo fue el primer gol y el segundo nace de sus botas. Chapín, que se engalanó y rugió como suele hacer en las grandes citas, llevó en volandas al equipo a una nueva victoria. El Xerez DFC está muy cerca de sellar el objetivo.

Los primeros ‘uy’

Los locales llegaron al encuentro aún con la reciente alegría de la victoria obtenida a domicilio frente al mismo rival y con la intención de volver a sumar de tres ante su afición. Por su parte, los pupilos de Dimas Carrasco deseaban resarcirse de su tropiezo días atrás y tratar de sumar algo positivo de su visita a Jerez para mejorar su coeficiente. Dos grandes rivales con muchísimo en juego que ofrecieron un bonito y emocionante espectáculo.

La primera llegada la protagonizó el Ciudad de Lucena muy pronto, en el primer minuto. Alan Araiza, desde la izquierda, puso un centro al punto de penalti que remató alto Toni libre de marca. Unos minutos después, Víctor Morillo, uno de los hombres más destacados por parte de los visitantes, probó fortuna con un disparo lejano que no supuso mayor peligro.

La respuesta xerecista a estos primeros acercamientos visitantes se produjo escasos segundos antes de cumplirse el cuarto de hora de partido. Fue, además, una ocasión muy clara. Marcelo aprovechó el mal despeje de la defensa lucentina y sirvió el balón en bandeja a Goma dentro del área, pero su disparo de marchó alto.

Había mucho en juego –a estas alturas, no podía ser de otra forma- y eso se notó desde bien pronto. Quizás y atendiendo a la tabla clasificatoria, los lucentinos estaban más necesitados que los xerecistas. Por ello, buscaban con más ahínco la portería de Camacho y en el 20’, estuvieron a punto de adelantarse en el marcador. Un error en la salida de balón de Oca hizo que el balón cayese en las botas de Juan Delgado. El delantero lucentino trató de superar a Camacho, algo adelantado, con una vaselina, pero el guardameta xerecista logró desviar la trayectoria del esférico. El rechace intentó cazarlo Alan, pero estuvo más rápido Edet para evitarlo. Fue el primer gran susto de la tarde para los 800 aficionados azulinos.

El segundo llegó unos minutos más tardes. La defensa local repelió un centro al área y el despeje le cayó a Nacho Fernández, cuyo disparo desde la frontal se fue relamiendo la madera. Antes del descanso, el propio Fernández puso un buen centro al corazón del área xerecista pero Beni logró estorbar lo suficiente a Víctor para que no pudiera rematar entre los tres palos. Sin tiempo añadido, los protagonistas se marcharon al túnel de vestuarios.

Éxtasis azulino

No le gustaba del todo lo que veía sobre el césped a Pérez Herrera y dio entrada a Bruno Herrero, quedándose en el banquillo Antonio Jesús. El cambio funcionó de manera notable, puesto que con Herrero el Xerez ganó posesión y control. Muy pronto, daría el resultado esperado.

En el 48’, Máyor, que pelea todos los balones, presionó a Chucky quien resbaló muy cerca del área. El ariete xerecista rescató el rechace y, de primeras, definió por bajo ante Álex Lázaro. Máyor se señalaba el escudo mientras corría por la banda, sus compañeros festejaban, Chapín estalló en júbilo y el 1-0 subió al marcador.

Pero la alegría pudo durar poco. En el 51’, Pablo Gallardo remató en el área una falta botada por Víctor Morillo y su disparo se fue al palo. Milagrosamente, el rechace pudo ser repelido por Edet. De nuevo, un gran susto de un Ciudad de Lucena que jugó a un gran nivel pero que perdonó en demasía.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

En el ámbito futbolístico, suele decirse que quien perdona demasiado, acaba pagando. Fue justo lo que le pasó a los de Dimas Carrasco. Si bien es cierto que el Xerez generó menos peligro, también es verdad que fue mucho más efectivo que su rival. Un cuarto de hora después de aquella falta que pudo valer el empate, los locales pusieron más tierra de por medio.

Máyor fue capaz de bajar un balón llovido del cielo y, tras deshacerse de su marca, se plantó en el área. La puso atrás buscando la llegada en carrera de Goma, quien jugó a su vez con Baeza, que remató a quemarropa al portero lucentino. Era el 67’ y los xerecistas sentían acariciar el triunfo.

Los de Pérez Herrera supieron controlar el encuentro en los minutos posteriores al segundo tanto. No obstante, los visitantes no se resignaron y trataron de recortar distancias. Sobre todo, en la recta final, en la que dispusieron de un par de ocasiones muy claras para incomodar el final del partido a los azulinos.

En el 88’, Víctor Morillo puso un centro desde la banda derecha que no pudo rematar en el punto de penalti Guille. Y en el 92’, Mario puso un excelente balón que Maero cabeceó al fondo de la red, pero el gol no subió al marcador por posición antirreglamentaria del atacante lucentino.

Pocos segundos después, el colegiado pitó el final del encuentro y Chapín festejó junto a sus gladiadores una nueva victoria. De nuevo, estos futbolistas, tras todo lo pasado y volviendo a jugar tan solo cuatro días después de su retorno a la competición, volvieron a tirar de físico y de garra para sumar de tres. El próximo encuentro, ante el San Roque de Lepe el miércoles en el feudo xerecista, podría ser definitivo y certificar la consecución del objetivo en caso de nueva victoria azulina. Toca esperar… y soñar.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo