Boletín

ALMERÍA

La lluvia impidió la salida de El Resucitado

Fue la última estación de penitencia de la imagen que Federico Collaut-Valera talló, y que desde 1.960 ha llevado la alegría de resurrección.

Sentís

Alberto Sentís/GándaraALMERÍA

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 07:51

Llevábamos días en la Semana Santa almeriense con incertidumbre meteorológica. Ya el pasado Jueves Santo y Viernes Santo la lluvia amenazó con impedir unos desfiles procesionales que, por suerte, se pudieron celebrar, pues el temido fenómeno meteorológico solo apareció por la mañana, cesando para la tarde. Sin embargo, la lluvia volvió a aparecer en la mañana del Domingo de Resurrección y el Resucitado no pudo salir a las calles almerienses.

La Hermandad del Resucitado, tras la misa estacional, tenía prevista su salida desde la Catedral y esperó hasta última hora, apurando todas las opciones, para ver si podían realizar su itinerario por las calles de la capital. De hecho, se barajó incluso la posibilidad de acortar el recorrido, bajando por Eduardo Pérez para subir por Real en busca de Lope de Vega hasta la Catedral de nuevo, prescindiendo de la Carrera Oficial. La lluvia no cesó, obligando a que se realizara una procesión claustral en el interior de la Catedral, como ya le ocurrió hace unos años a Jesús Resucitado.

A las dos de la tarde los nazarenos y multitud de fieles se agolpaban en el interior del primer templo de la diócesis para acompañar a Jesús Resucitado en la que sería la última estación de penitencia de la imagen que Federico Collaut-Valera talló, y que desde 1960 ha llevado la alegría de resurrección a los almerienses. Ya lo hicieron antes las imágenes de la Oración en el Huerto, la Columna o el Camino de la Hermandad del Silencio, dejando huérfana a Almería de las imágenes de tan insigne imaginero.

El año que viene procesionará una nueva imagen del Resucitado, la de Señor de la Vida, del sevillano José María Leal, en un misterio que se irá completando poco a poco con María Magdalena, otra María y un Ángel. También era la última procesión de la presidenta de la Agrupación de Cofradías, antes de que se convoquen elecciones.

Una procesión claustral con la que se despedía una Semana Santa 2019 en la que Almería consiguió la declaración de Interés Turístico Nacional. El paso del Resucitado iba adornado de forma alegre, por flores de tonos blancos y amarillos, como margaritas, gerberas, paniculata y lirios. La Agrupación Musical Nuestra Señora del Mar de Huércal de Almería dio un autentico concierto interpretando marcha tras marcha, como la que estrenaban este año para la Hermandad, la denominada “El Señor de la Vida”, de Alejandro Sánchez.

Dos vueltas dio el cortejo procesional por el interior de la Catedral de la Encarnación, para que al filo de las cuatro de la tarde dejaran el paso en su ubicación original para cerrar con un broche de oro, a pesar de no poder haber salido a las calles de Almería, la Semana Santa de 2019.

Lo más