PSICÓPATAS

Jerry Brudos, el asesino fetichista

La sección 'Psicópatas' de Diego Martínez en 'Herrera en COPE' trae hoy la historia de Jerry Brudos, el asesino fetichista obsesionado con los zapatos de las mujeres.

Jerry Brudos, el asesino fetichista

Diego Martínez

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 09:12

Nacido en 1939 en un pueblo de Dakota del Sur, Brudos ya llegó a este mundo sin ser deseado. Su madre quería tener una niña y la llegada de un varón hizo que viviera sus primeros años aislado, siendo un niño que no tenía el cariño de su madre.

El pequeño Brudos estaba un día jugando cerca de su casa y encontró un par de zapatos de tacón. Los cogió y se los llevó a su casa. Los tuvo escondidos y un día se los puso. La madre lo pilló con aquellos zapatos y le regañó tanto que Brudos no entendía nada de lo que estaba pasando. Los zapatos fueron destruidos y Brudos desarrolló un fetichismo enfermizo para toda su vida.

OBSESIONADO CON LOS TACONES Y LA ROPA INTERIOR DE LAS CHICAS

Estando en la escuela en el primer año de primaria, se ve escandalizado por un compañero al delatarlo cuando estaba a punto de robarle los zapatos a la profesora. Se vio en una gran vergüenza en la clase y se marchó. Con 12 años se traslada a Oregon y allí hace amistad con varias chicas adolescentes y se introduce en sus habitaciones para robarle ropa interior.Los tacones y la ropa interior eran su pasión.

En 1955, Brudos, que tenía ya 16 años, solía masturbarse con ropa y zapatos de mujer. Sus fantasías consistían en la violación, tortura y sometimiento de mujeres; pero, finalmente, los zapatos de tacón se convertirían en el centro de su evidente fetichismo.

Entre 1968 y 1969, Brudos había estrangulado y apaleado a cuatro mujeres jóvenes. En el garaje de su casa en Salem, Oregon, Brudos expresó que mantuvo los trofeos de sus víctimas, dos pares de senos amputados que fueron utilizados como pisapapeles y el pie izquierdo de una joven de 19 años de edad, de nombre Linda Slawson (la primera víctima de asesinato).

Después de cometer un asesinato, se vestía con zapatos de tacón alto y se masturbaba. Fueron muchos los investigadores y especialistas que trataron a Brudos y mantuvieron entrevistas tras su detención, pero su comportamiento siempre fue un misterio. Estaba claro que era una persona con un comportamiento que venía marcado desde la niñez y que podia matar por satisfacción.

SE DECLARÓ INOCENTE Y NUNCA SE ARREPINTIÓ DE SUS CRÍMENES

Durante el juicio, Brudos se declaró inocente, alegando enfermedad mental. No estaba mentalmente discapacitado, En una entrevista con un psicólogo mantuvo que todo venia dado por una infancia dura, sin amor y agobiado por una madre que no lo quería; sin embargo, la sensación de los siete especialistas que lo trataron, fue que Brudos sólo sentía lástima de sí mismo. Era un psicópata egoísta y vanidoso, que no dudaba en mencionar su elevado coeficiente intelectual (165) cada vez que podía.

Declarado culpable de tres homicidios, ya que el cuerpo de la cuarta víctima nunca apareció, Brudos fue condenado a tres cadenas perpetuas por el secuestro y asesinato de Jan Whitney, Karen Sprinker y Linda Salee. En la cárcel, Brudos era muy activo, se hizo experto en informatica. Fue considerado un preso modelo, aunque nunca se arrepintió de sus crímenes y solía coleccionar catálogos de zapatos femeninos aún tras las rejas.

SIGUIÓ COLECCIONANDO ZAPATOS DE TACÓN EN LA CÁRCEL HASTA SU MUERTE

Brudos llegó a ser el preso que ha pasado la mayor cantidad de años tras las rejas en el estado de Oregon (casi 37 años), por esto, solicitó en varias ocasiones la libertad condicional y una reducción de pena, alegando que ya no representaba una amenaza para la sociedad. Sin embargo, las solicitudes siempre fueron denegadas. Brudos falleció, aparentemente de causa natural, el 28 de Marzo del 2006, a la edad de 67 años. Hasta su último aliento continuó la colección de catálogos de zapatos de tacón.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar