Copa Libertadores

Infantino: "Conmebol deberá decidir tras el rechazo de River de jugar en Madrid"

"La pelota no se puede parar, tenemos todos que ver cómo podemos poner las condiciones para jugar", señaló el presidente de la FIFA.

Infantino

Gianni Infantino, presidente de la FIFA. Reuters

EFE cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 20:05

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, aseguró este sábado, tras conocerse el rechazo de River Plate a jugar la final de Libertadores ante Boca Juniors en Madrid, que será la Conmebol la que deberá tomar una decisión, pero remarcó que su "convicción personal es que siempre se tiene que jugar".

"La pelota no se puede parar, tenemos todos que ver cómo podemos poner las condiciones para jugar", señaló Infantino en una rueda de prensa en Buenos Aires, donde participa de actividades en torno a la cumbre del G20.

El máximo representante del organismo del fútbol mundial se enteró por la periodista que le consultó sobre la petición de River Plate a la Conmebol de no jugar en la capital española. "Yo no lo sabía. La Conmebol va a tener que tomar una decisión. creo que mi convicción personal es que siempre se tiene que jugar", remarcó.

Antes, había declarado la necesidad de que el encuentro "sea de verdad una fiesta del fútbol sudamericano". "Jugará en Madrid, que es también un poquito Sudamérica quizás, pero que sea algo que marque un antes y un después por el fútbol", había dicho antes de enterarse de la petición de River.

Según añadió, el River-Boca, cuyo partido de vuelta de la final fue suspendido por la violencia de los hinchas de River ante las puertas del estadio Monumental, "no es el único partido en el mundo que no se puede celebrar, desafortunadamente". "Todavía tenemos en el fútbol un problema de violencia que tenemos que erradicar. Tenemos que trabajar juntos en esto", subrayó.

La FIFA argumentó las circunstancias especiales que rodean al partido para autorizar que éste se juegue fuera del territorio de una asociación nacional que no es miembro de la CONMEBOL.

"De acuerdo al artículo 71 (párrafo 4) de los Estatutos de la FIFA y teniendo en cuenta las circunstancias especiales del caso, el Bureau del Consejo de la FIFA autorizó celebrar el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid (España)", precisó un portavoz de la FIFA.

Esta decisión "se produjo después de que el partido previsto para el 24 de noviembre tuviera que ser suspendido debido a razones de naturaleza no deportiva y de que la CONMEBOL tomara la decisión que el partido se jugara en territorio neutral".

"Después de analizar varias opciones CONMEBOL decidió de manera excepcional que se celebre en el territorio de una asociación nacional que no es miembro de la CONMEBOL, en territorio de la Real Federación Española de Fútbol"

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, calificó de "un honor" que España vaya a albergar la final de la Copa Libertadores y garantizó la seguridad para que ese día triunfe el fútbol.

Al plantearle si está en condiciones de garantizar la seguridad de ese partido tras los incidentes en Buenos Aires que obligaron a suspenderlo, el jefe del Ejecutivo resaltó en primer lugar el "honor" que supone albergar ese "superclásico". Sánchez añadió que España siempre estará del lado del deporte y la convivencia.

Además, aseguró que el Gobierno va a desplegar todo el aparato de seguridad que siempre se ha puesto en marcha ante otros grandes acontecimientos deportivos.

Tras recordar que no es la primera vez que se celebran en Madrid eventos de tanta relevancia deportiva, insistió en que esa seguridad garantizará que "los únicos protagonistas sean el fútbol, los futbolistas y el gran pueblo argentino". Una ciudadanía argentina que se mostró convencido de que "disfrutará de una gran final". 

Lo más