Boletín

Jesús Vidal, la historia del joven que tocaba la guitarra en la parroquia y acabó siendo obispo

El actual auxiliar de Madrid colaboraba en la parroquia como catequista y con Cáritas o en el coro. Al final, después de resistirse, dio su "sí"  

Vídeo

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15 abr 2019

El obispo auxiliar de Madrid Jesús Vidal es el protagonista de una nueva entrega de 'Yo y mi mundo', en la que le hemos acompañado durante un día en su vida. Después de estar con él durante sus labores habituales, en las que ha conocido en una visita pastoral la parroquia de San Isidro Labrador, nos ha concedido una entrevista en la que nos ha contado su testimonio.

"Me resistí mucho a la llamada del Señor, que yo creo que empecé a recibir con 16 años cuando fui a la parroquia para confirmarme. Y ahí cuando veía al sacerdote sentía en mi corazón la llamada a ser sacerdote, a ser como él."

Y así empezó la historia de la vocación de este madrileño de 44 años: "Siempre he sido introvertido, tímido y no compartía lo que sentía. Pero es verdad que era una inquietud que no desaparecía."

Tras una eucaristia volví a sentir con mucha fuerza esta llamada

Antes de ser obispo e incluso antes de ser sacerdote: "Estudié empresariales en la universidad complutense y vivía la vida de cualquier universitario normal. Sin embargo, yo seguía la vida de la parroquia, era catequista, tocaba la guitarra en misa, colaboraba con cáritas. Y ahí, esta llamada volvía, aunque yo me resistiera."

"El verano después del tercer curso fui a una convivencia de jóvenes. Tras una eucaristia volví a sentir con mucha fuerza esta llamada. Y por la gracia de Dios, Él me dio la fuerza para decir sí aquel día."

En esos momentos yo percibía que Alguien se acercaba a mí

El mismo año que termina la carrera, entra en el seminario: "Hablé con un sacerdote y me dijo que era mejor que primero acabara la carrera."

"La fe es un misterio porque es un encuentro personal con Jesucristo. No es una decisión nuestra," asegura mons. Vidal. "Yo no decidí 'voy a creer'. Desde niño mi familia me enseñó a rezar, me llevaban a misa.. y en este curso del que te hablo, conocí la humanidad de Jesús. Esto fue una grandísima novedad para mí."

"Yo he visto a Dios muchas veces en la soledad. Cuando era niño me costaba relacionarme y vivía muchos momentos de estar aislado. En esos momentos yo percibía que Alguien se acercaba a mí, y luego vi que ese Alguien, ha ido moviendo mi vida y me ha ido conduciendo hasta que he podido conocerle."

Lo más