El sorprendente error en el que caes siempre cuando te haces un zumo de naranja

Aunque es una bebida indispensable en muchos de los desayunos, el zumo de naranja no siempre es tan beneficioso como nos creíamos 

El sorprendente error en el que caes siempre cuando te haces un zumo de naranja

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 08:24

El zumo de naranja forma parte de los desayunos de muchos españoles cada mañana. Es una bebida perfecta para acompañar a una tostada o a los cereales y se ha asentado en nuestra mente que es una opción muy saludable. La naranja, como fruta, propociona mucha vitamina C para nuestro organismo, un nutriente esencial para combatir posibles infecciones. Pero además, la fibra confiere a la naranja propiedades digestivas y los flavonoides colaboran con las vitaminas en el refuerzo del sistema inmunitario. Las naranjas son también ricas en tiamina y ácido fólico, dos vitaminas del grupo B esenciales para la salud del sistema nervioso. 

Sin embargo, todos esos beneficios que nos proporciona la naranja se pierden si utilizamos esta fruta como zumo. Y aquí está el principal error que cometemos siempre cuando nos hacemos un zumo de naranja: dejar fuera la pulpa. Y es que en la pulpa están las propiedades de la fruta y lo que realmente beneficia tomar naranja para nuestra salud. Si nos desprendemos de ella, nos quedamos sin muchas de las propiedas que dotan a esta fruta. Un ejemplo muy sencillo: mientras la naranja fresca aporta 1,7 gramos de fibra por 100 gramos de naranja, el zumo tiene una aportación casi nula ya que solo tiene el 0,1 gramos por cada 100 gramos de naranja. Pero si ademas colamos el zumo, no aportará nada de fibra puesto que hemos dejado fuera la pulpa. 

[El desastroso error que cometes cada mañana y que arruina tu café]

Así que si quieres tomar naranja por la mañana, mejor comer una fruta que hacerte un zumo. Además, el zumo de naranja tiene altos niveles de azúcar. Y ya no decimos nada si se trata de un zumo industrial. Debes saber que una naranja de 200 gramos tiene aproximadamente 24 gramos de carbohidratos de los cuales 18 gramos son azucares simples. Si usamos cuatro naranjas para hacernos el zumo de naranja estaríamos hablando de 72 gramos de azúcares simples, cuando la OMS recomienda no superar los 50 gramos diarios. La ausencia de fibra hará también que nuestro cuerpo tarde más en absorber el azúcar. 

Además, el zumo de naranja no nos sacia. Es una buena bebida para acompañar a nuestro desayuno pero no sirve como alimento base. Por tanto, siempre será recomendable comer una naranja entera y no basar esta fruta en el zumo que obtenemos de ella. 

Sí es cierto que el zumo de naranja nos proporciona una gran cantidad de vitamina C, muy beneficiosa para el cuerpo. Pero, ¿es la única manera de obtenerlo? Una naranja tiene entre 80 y100 mg de vitamina C. Pero ojo, porque 100 gramos de kiwi ya te aporta lo mismo de vitamina C. Lo mismo si hablamos de 100 gramos de pimientos. Por tanto, tenemos amplias alternativas para aportar esa dosis de vitamina C que necesita nuestro cuerpo a través de otras frutas o alimentos. Eso sí, puedes tomarte el zumo de naranja tranquilo porque nuestra abuela se equivocaba cuando nos decía que había que beberse rápido el zumo porque se perdían las proteínas. Los estudios han demostrado que la vitamina C se conserva perfectamente en el zumo hasta 12 horas, aunque el sabor puede volverse más amargo si tardamos en bebérnoslo. 

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar