COPE

El importante error que cometes cuando te duchas con agua fría para sofocar el calor

No es una decisión acertada una buena ducha fría para combatir las altas temperaturas

El importante error que cometes cuando te duchas con agua fría para sofocar el calor

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:48

España se encuentra actualmente inmersa en una ola de calor. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) define "ola de calor" como un período de al menos tres días consecutivos en que al menos el 10% de las estaciones meteorológicas registran temperaturas ambientales por encima del percentil del 95% de su serie de temperaturas máximas diarias de los meses de julio y agosto. Algunas provincias españolas, sobre todo del sur, han llegado estos días a los 42 grados. En los pirineos se han alcanzado los 37 grados y en Binissalem (Mallorca) se ha tocado techo: ha alcanzado los 40,9 grados por primera vez en su historia.

Bajo este gran calor, es normal utilizar cualquier cosa para refrescarnos. Los abanicos se han convertido de nuevo este verano en el mejor accesorio, aunque en esta ocasión rivalizan con la mascarilla. Todos los médicos recuerdan que es aconsejable salir a la calle con gorra y crema solar. De esta manera, nos protegeremos del sol y evitaremos lipotimias o insolaciones.

Dentro de casa, la ducha se ha convertido también en una aliada. Es muy común ducharnos varias veces con agua fría para hacer frente a estas altísimas temperaturas. Pero cuidado: en contra de lo que puedas pensar, no es bueno ducharnos con agua fría cuando tenemos mucho calor.

¿Y por qué? El choque térmico del agua fría sobre nuestro cuerpo nos produce una sensación instantánea y placentera de frío, pero esto a su vez reactiva nuestro organismo y el gasto energético provocará que sintamos más rápido el calor tras la ducha que si la tomamos con agua templada. Por tanto, siempre es más recomendable ducharnos con agua templada que con agua fría. Lo mismo pasa si nos zambullimos de forma rápida en el agua helada de ríos o una piscina. Inclusi podemos llegar a sufrir un síncope cardíaco.

CUIDADO CON LAS BEBIDAS MUY FRÍAS

Cerveza fría

Esta misma reacción de nuestro cuerpo se produce también si ingerimos bebidas o alimentos muy fríos. ¿A quién no le apetece en verano un gazpacho riquísimo o una ensaladilla rusa? ¿Y una cerveza fría? Por supuesto es recomendable, pero nunca deben estar excesivamente fríos. Si bebemos una gran cantidad de agua muy fría o de cualquier otro líquido, el organismo se enfrentará a una repentina bajada de temperatura y tendrá que trabajar más para recuperar los 37 grados. Y de nuevo nos vemos abocados a un gasto de las reservas energéticas.

Por último, recuerda que beber agua es vital para hacer frente al calor. El consumo diario recomendable debe ser entre 1,5 y 2 litros, algo que debemos combinar con la ingesta de frutas y otros alimentos con una elevada composición de agua. La sandía o el melón son alimentos muy buenos para sofocar el calor veraniego, además de muy saludables.

Además, mantén tu hogar lo más fresco posible: baja las persianas durante las horas de sol y solo cuando anochezca abre las ventanas y deja que se ventile la casa durante la noche.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

El desconocido ingrediente que tienes que echarle a la tortilla de patata para que te quede melosa

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo El Partidazo de COPE

El Partidazo de COPE

Con Juanma Castaño

Escuchar
Directo El Cascabel

El Cascabel

Con Antonio Jiménez y Susana Ollero

Ver TRECE