COPE

Azúcar, sal o grasas saturadas, la mayoría de alimentos para niños no son saludables

El estudio demuestra que los alimentos con marketing dirigido a niños o adolescentes tenían peor calidad nutricional que el resto

ctv-nfn-shutterstock 1535815394

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:09

El equipo 'BADALI' de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche (Alicante) ha publicado un artículo en el que se estudian más de 3.000 alimentos presentes en el mercado en España, de los que el 17,5 por ciento de ellos estaban dirigidos a niños o adolescentes, y el cual ha determinado que la mayoría de estos alimentos "no son saludables".

El estudio demostraría que los alimentos con marketing dirigido a niños o adolescentes tenían peor calidad nutricional que el resto. Esto se debía a un mayor contenido en energía, azúcares, sal y grasas saturadas. Por el contrario, tenían menor contenido de proteínas y fibra.

ctv-p1l-shutterstock 1725927007

Los resultados de este estudio están en sintonía con otros previamente publicados con alimentos de Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda, Brasil, Uruguay o Eslovenia.

A su vez, ha indicado que según el Modelo de Perfil Nutricional de la Organización Panamericana de la Salud, el 97% de estos alimentos no son saludables; el 62% eran alimentos altos en grasa; el 86% en azúcares libres, el 45% en grasa saturada y otro 45% en sal/sodio.

El estudio realizado en la UMH indica que son necesarias medidas "comprometedoras" que garanticen "un alto nivel" de protección de la población frente a la venta de productos no saludables.

El marketing de alimentos no saludables dirigido a niños es uno de los factores de riesgo que contribuyen a la obesidad infantil y al desarrollo de enfermedades no transmisibles.

Asimismo, la UMH ha añadido que el reciente estudio 'ALADINO 2019' muestra "la alta incidencia de sobrepeso y obesidad" en la población infantil en España.

LA DIETA SALUDABLE, CLAVE PARA EL CEREBRO

Así lo ha advertido el neurólogo de la Sociedad Española de Neurología (SEN), el doctor Gurutz Linazasoro; una dieta pobre en calcio, fósforo, potasio y otras vitaminas acaba por dañar zonas del cerebro que son "críticas" para la memoria y el aprendizaje de los más pequeños, ya que estas sustancias facilitan la conexión de las neuronas y el correcto funcionamiento de dicho órgano.

Así, destaca que llevar hábitos de vida saludables durante la infancia, como practicar ejercicio de manera moderada y seguir una alimentación equilibrada, protege el cerebro y contribuye a la prevención de las enfermedades neurológicas en edades más avanzadas. Los trastornos neurológicos, que padece el 16 por ciento de la población española adulta, según la SEN, son además la causa de más del 50 por ciento de los casos de dependencia.

Asimismo, el cerebro, para estar activo, necesita un alto consumo de energía, que proviene principalmente de la glucosa, presente de manera natural en ciertos alimentos como las frutas, los hidratos de carbono, el agua, y el aporte de vitaminas, minerales y proteínas fundamentales para el desarrollo correcto de su actividad. "Se trata de un órgano que consume el 20 por ciento de toda la energía que necesita el organismo, cuando su peso es menos del 2 por ciento del peso corporal", asegura Linazasoro.

De esta forma, el papel que juega la nutrición sobre el cerebro, así como los beneficios que aporta al sistema nervioso central, forma parte de la campaña educativa sobre hábitos de vida saludables que lleva a cabo la Copa COVAP.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo