ECONOMÍA CIRCULAR (Crónica)

Innovación española para combatir al enemigo público número uno, el plástico

El plástico es el enemigo público número uno y algunas entidades investigan cómo será el envase del futuro, desde cómo reducir el volumen que se fabrica o mejorar su reciclaje en el hogar hasta cómo dar valor al residuo para que tenga una segunda vida o se convierta en una apreciada materia prima.,Con ese fin nació "TheCircularLab", un centro de innovación pionero en Europa promovido por Ecoembes -entidad sin ánimo de lucro que promueve el reciclaje de envases-

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 11:31

Raúl Casado

El plástico es el enemigo público número uno y algunas entidades investigan cómo será el envase del futuro, desde cómo reducir el volumen que se fabrica o mejorar su reciclaje en el hogar hasta cómo dar valor al residuo para que tenga una segunda vida o se convierta en una apreciada materia prima.

Con ese fin nació "TheCircularLab", un centro de innovación pionero en Europa promovido por Ecoembes -entidad sin ánimo de lucro que promueve el reciclaje de envases- con el apoyo de la Comisión Europea, el Gobierno de La Rioja y el Ayuntamiento de Logroño.

Localizado en la capital riojana, "TheCircularLab" basa su existencia en el tránsito desde el viejo y obsoleto axioma de "usar y tirar" hacia el nuevo manual de la economía circular que se abre camino en las economías más avanzadas del planeta, basado en la racionalidad de la triple "r": reducir, reutilizar y reciclar.

El director de este centro de innovación, Zacarías Torbado, ha subrayado que innovar en materia de producción y reutilización de envases y avanzar hacia una verdadera economía circular tendrá múltiples beneficios medioambientales, ya que reducirá el consumo de materias primas procedentes de la naturaleza.

Pero ha subrayado además las repercusiones sociales, ya que una menor contaminación del aire, del agua o del suelo redundará en beneficio de la salud pública, así como la trascendencia económica, pues un modelo -ha dicho- basado en la economía circular va a ser en el futuro un motor de crecimiento y de creación de empleo.

En declaraciones a EFE, Zacarías Torbado se ha referido a los informes de la Comisión Europea que apuntan que durante los próximos dos años se van a crear unos 160.000 nuevos empleos relacionados con la economía circular, y ha destacado que este modelo de desarrollo requerirá además la creación de nuevas profesiones y de perfiles laborales "híbridos" adaptados a las nuevas necesidades.

En el centro que dirige trabajan, en un entorno real y en colaboración con empresas y administraciones públicas, para mejorar todo el ciclo de vida de un envase: su diseño y fabricación, el reciclaje en el hogar o la empresa, el depósito en el contenedor adecuado, las rutas de transporte, su tratamiento en las plantas de selección y reciclaje o finalmente su reintroducción en el ciclo de consumo a través de nuevos productos.

Zacarías Torbado muestra, como un ejemplo de esa segunda vida, cómo las comunes bolsas de plástico de la compra se pueden triturar y compactar y ser reutilizadas como materia prima para la creación de otros usos diferentes y con más valor que el que tuvieron al inicio, como textiles de uso agrícola o bobinas de hilo.

En "TheCircularLab" han impulsado la gestión inteligente de los residuos - un concepto que han bautizado como "smart waste"-, han promovido la concienciación y sensibilización ciudadana a través de diversos programas y el centro se ha convertido en un punto de encuentro del emprendimiento medioambiental y escaparate de innovaciones en el ámbito del reciclaje.

Zacarías Torbado ha explicado que el centro ha sido concebido como un lugar abierto a estudiantes, empresas, universidades, administraciones o empresas interesadas en mejorar el envase en cualquiera de sus etapas y en compartir ideas y proyectos para avanzar en el concepto de la economía circular.

Partiendo de la idea de que "el mejor residuo es el que no se produce", el responsable de este centro de innovación ha incidido en la urgente necesidad de reducir la utilización de materias primas no renovables y de incorporar en los procesos de producción componentes reciclados para reducir la huella medioambiental que generan los envases.

Y entre esos componentes reciclados él cita también el plástico, porque considera que es un material, hoy por hoy, insustituible en muchos usos y uno de los que mejor van a evidenciar el nuevo modelo de la economía circular.

Lo más