TOROS ANTEQUERA

Manzanares y Fortes, a hombros en el 90 aniversario de goyesca de Antequera

Los diestros José María Manzanares y Fortes salieron a hombros de la corrida goyesca celebrada hoy en la localidad malagueña de Antequera, una tarde que tuvieron que remontar por la poca colaboración de los toros, y en la que Morante de la Puebla tuvo que conformarse con un solitario apéndice.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 22:55

Los diestros José María Manzanares y Fortes salieron a hombros de la corrida goyesca celebrada hoy en la localidad malagueña de Antequera, una tarde que tuvieron que remontar por la poca colaboración de los toros, y en la que Morante de la Puebla tuvo que conformarse con un solitario apéndice.

Morante salió con ganas en su reencuentro con Antequera. Ofreció lances de su habitual maestría con el capote por verónicas, y una buena faena, sobre todo con la derecha, a un noble adversario al que le sacó todo lo que pudo antes de que la falta de fuerzas le delatara. Remató con una prodigiosa y templada tanda de derechazos, matando de una única y suficiente estocada. Oreja.

En el segundo, Morante tuvo que enfrentarse a un toro tan flojo como falto de trapío. Intentó el sevillano robarle algunos pases que quedaron en tierra baldía. Al final, silencio para el de La Puebla del Río.

Manzanares no pudo hacer nada en su primer adversario, de pobre presencia, blando y manso pregonado. No transmitió nada ni con el capote, ni en el caballo, preludio de lo que se ocurriría en la muleta. Manzanares lo intentó pero, resignado, cogió rápidamente el estoque para agarrar una efectiva estocada.

Parecía que el quinto de la tarde iba a seguir la línea de sus hermanos por lo poco que se empleó en los primeros tercios.

Sin embargo, Manzanares recompuso al toro, bregó con él hasta sujetarlo en los medios y exprimirlo con varias tandas de derechazos y naturales marca de la casa. Terminó gustándose, pese a la falta de fuerzas del toro, y logrando, además, una bonita simbiosis con la plaza Gran estocada y dos orejas para él.

Fortes estuvo muy valiente con en el tercero de la tarde. Y muy torero. Comenzó por verónicas, y demostró su buen hacer con una gran faena de muleta sobre la diestra, tirando de técnica y valor. Al final se metió con el animal en los terrenos de tablas y ahí le pegó unos derechazos de rodillas espectaculares, levantando a la plaza. No estuvo afortunado en la estocada, y solo logró una oreja.

En el último de la tarde, sorprendió el toro por su acometida en el caballo, donde se llevó dos puyazos, y, aunque no terminó de romper en la muleta, Fortes consiguió algunos pases meritorios, ajustados y muy pulcros, aunque no llegó a ligar una tanda en condiciones por culpa de su oponente.

Alternó desplantes y recursos técnicos ante la cada vez mayor pasividad del toro, que no arrancaba pese a la insistencia de Fortes, siempre muy torero. Estocada y oreja que le abrió la Puerta Grande.

------------------

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Garcigrande, más aparentes y con mejor son, sobre todo primero y quinto; y de Fermín Bohórquez, más terciados y flojos.

José Antonio "Morante de la Puebla", de celeste y azabache: estocada (oreja); pinchazo (silencio).

José María Manzanares, de aguamarina y azabache: estocada (silencio); estocada (dos orejas).

Fortes, de verde, oro y cabos blancos: pinchazo y estocada caída(oreja), estocada (oreja).

La plaza registró tres cuartos de entrada en tarde soleada y con ligera brisa al inicio.

Lo más