4ª FERIA DE AGOSTO

López Simón se lleva el lote y la tarde en Málaga

Alberto López Simón con una de las orejas cortadas este martes en Málaga

 Alberto López Simón con una de las orejas cortadas este martes en Málaga EFE

Agencia EFE María M. Alba

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 22:31

El diestro Alberto López Simón fue el triunfador de la tarde de hoy en Málaga tras cortar dos orejas, una a cada uno de su lote, con una madura actuación por parte del madrileño, en una tarde aciaga para Ginés Marín y El Fandi, que se estrellaron con sendos lotes de nulas opciones.

El Fandi apechó en primer lugar con un inválido toro de la ganadería de Toros de la Plata que desde que salió por chiqueros fue protestado, además de salir con un pitón totalmente escobillado. Lo recibió el granadino con una larga cambiada. Muy bueno el quite por chicuelinas y la larga con el capote suelto para llevarlo al caballo.

Muy parado en banderillas, apenas le posibilitó lucimiento. Con la muleta no pudo hacer absolutamente nada, el de Toros de la Plata estaba atornillado al suelo y le costaba un mundo acudir al cite de Fandila.

Al cuarto toro de la tarde lo paró de forma sensacional con el capote el granadino. Verónicas muy templadas, bajando la manos y rematando con una media. Con las banderillas arriesgó mucho Fandila con dos pares de fuera a adentro metiéndose en las tablas. El tercero fue al violín.

Con la muleta se encontró con un animal que fue a menos, pero la faena no obtuvo mayor transcendencia entre los presentes debido a la condición del animal que cada vez protestaba más.

Una oreja cortó López Simón en el segundo de la tarde después de una faena de más a menos, como el propio comportamiento del animal. Comenzó de rodillas en el tercio para después seguir sobre ambas manos, arrancándole las embestidas. En un desplante entre los pitones le tiró un derrote seco y le alcanzó la entrepierna. Terminó la faena metiéndose entre los pitones.

El quinto toro fue un animal muy noble y enclasado, aunque no estuviera sobrado de fuerzas. Muy bien el madrileño con la mano derecha llevando al toro atrás de la cadera y gustándose. La faena bajó enteros al final debido al que el de Santiago Domecq se fue parando y todo tenía que ser de uno en uno. Simón acabó recurriendo nuevamente al toreo de cercanías.

Ginés Marín llegaba a Málaga pocos días después de su gran triunfo en la feria de Dax y se le vio muy tranquilo, sabiendo lo que hacía en cada momento y muy templado. Recibió a su primer astado con una muy bellas verónicas bajando mucho los vuelos del capote, saliéndose hacia el tercio y rematando con una revolera.

Ya con la muleta instrumentó unos muletazos por bajo para salirse al centro del platillo de gran factura y belleza. Toda la faena de Marín se basó en el temple, en hacer todo de forma pausada, con suavidad y gusto, sin un solo tirón y desajuste. Terminó por manoletinas muy ajustadas.

El sexto tuvo como gran defecto el soltar un derrote al final del muletazo afeando así cada uno de los que le instrumentaba Marín y haciendo que la faena no tuviera gran transcendencia entre el público presente esta tarde en el coso malacitano.


FICHA DEL FESTEJO 

Málaga, miércoles 15 de agosto de 2018. 4ª de Feria. Casi media plaza.

Cinco toros de Santiago Domecq y uno de Toros de la Plata (1º) de correcta presentación, nobles en líneas generales y juego variado.

David Fandila "El Fandi", silencio y palmas.

Alberto López Simón, oreja y oreja tras aviso.

Ginés Marín, vuelta tras petición y silencio.

Lo más