4ª FERIA DE SANTIAGO

Un esforzado Perera abre la Puerta Grande en Santander

El extremeño cortó dos orejas. Cayetano y Álvaro Lorenzo fueron ovacionados en una gris tarde ganadera.

Miguel Ángel Perera en su salida a hombros este miércoles en Santander

 Miguel Ángel Perera en su salida a hombros este miércoles en Santander EFE

  • item no encontrado

Director de ‘El Albero'

Santander

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 00:34

Tras la escabechina matinal en los corrales, la corrida de Miranda y Moreno no pudo lidiarse completa y tuvo que ser remendada por dos ejemplares de Fernando Sampedro.

Uno de esos toros fue el abreplaza, un astado algo atacado de kilos pero que tuvo como grandes virtudes la obediencia y la fijeza. Muy firme Miguel Ángel Perera, desde que se echó el capote a la espalda para un quite por saltilleras y gaoneras. Después, muleta en mano, puso temple y largura a los muletazos, especialmente por el pitón derecho, el más claro del toro. Al natural el de Sampedro no tuvo la misma entrega. Retomó la diestra para terminar de exprimir al toro en la distancia corta. Una estocada cobrada con mucha verdad elevó todo a la oreja que paseó el extremeño.

El primero de Miranda y Moreno saltó en segundo lugar. Más alto de cruz y más ofensivo de pitones. Y áspero en su comportamiento. Cayetano firmó un trasteo con altibajos en el mando y sometimiento pero que solventó a base de raza y disposición. Dos pinchazos precedieron a la estocada definitiva.

El tercero, el segundo remiendo de Fernando Sampedro, bajó el nivel de trapío de la primera mitad de corrida. Este ejemplar tampoco terminó de romper en la muleta de un afanoso Álvaro Lorenzo. Pegajoso y sin terminar de salirse de los engaños, le faltó fondo en el tercio de muleta. La faena del toledano tuvo largo metraje pero dijo poco.

El cuarto volvió a lucir el hierro y la divisa de Miranda y Moreno. Por cuajó fue el padre de toda la corrida. El toro del hierro jienense tuvo más movilidad que entrega en el último tercio. Perera se impuso a base firmeza de plantas y mando en la muleta. El final, de nuevo achicando espacios, y una estocada desprendida y mortal le pusieron en bandeja el trofeo necesario para abrir una esforzada puerta grande.

El quinto fue un ejemplar muy vareado de carnes que se tapó algo por la cara. El de Miranda y Moreno también se movió de forma informal. La faena de Cayetano nunca rompió y apenas tuvo alma y sustancia. Lo mejor, la estocada con la que pasaportó al toro. Hubo una petición que no llegó a mayoritaria.

Con la tarde en clara cuesta abajo, el sexto fue un toro medio, manejable a su aire pero que dijo poco embistiendo. Larga la faena de Álvaro Lorenzo, en la que prevalecieron sus ganas sobre el lucimiento. Pinchó antes de la estocada final. La ovación final recompensó su labor.


FICHA DEL FESTEJO 

Santander, miércoles 25 de septiembre de 2018. 4ª de Feria. Casi lleno.

Cuatro toros de Miranda y Moreno, de muy desiguales hechuras. Bajos de raza, manejables pero sin terminar de romper. Dos de Fernando Sampedro (1º y 3º), desiguales de hechuras y juego desrazado.

Miguel Ángel Perera, oreja y oreja.

Cayetano, silencio tras aviso y saludos tras petición.

Álvaro Lorenzo, silencio y saludos tras aviso.

Lo más