Saúl Craviotto: del ilusionante comienzo en el piragüismo al peor momento de su carrera

El campeón olímpico se ha sincerado frente a Cayetana Guillén Cuervo y ha contado que estuvo a punto de retirarse en 2015

Saúl Craviotto: del ilusionante comienzo en el piragüismo al peor momento de su carrera

 RTVE

Álex Sotillos | COPE.es

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 15 jun 2019

El piragüismo es su pasión y su vida. El tres veces campeón del mundo, Saül Craviotto, es uno de los campeones olímpicos más laureados de España, con cuatro medallas, conseguidas en los Juegos Olímpicos de PekínLondres y Río de Janeiro.

Aunque ha llegado a lo más alto, no todo ha sido de color rosa, en su carrera. Craviotto se ha sincerado ante Cayetana Guillén Cuervo ('Ministerio del tiempo'), en 'Cena con mamá', le ha contado cómo empezó en el piragüismo profesional y ha confesado que estuvo a punto de retirarse, tras ser derrotado en un campeonato del mundo.

"Elegí el fútbol"

Saúl tiene el piragüismo en la sangre, aunque, de pequeño, le gustaba más el fútbol: "Mi padre era piragüista. Me viene de tradición familiar. Antes practicaba más deportes: karate, fútbol, natación… Hasta que al final mi madre me dijo: "Elige uno, porque no puede ser tanta actividad extraescolar". Al final, elegí el fútbol. A mi padre le dio un bajón. Dejé el piragüismo un año, pero era malísimo jugando a fútbol. Estaba todo el día chupando banquillo y volví a lo mío. Soy malo en todo lo que no sea piragüismo. Desde pequeño, tuve claro que quería ir al equipo estatal, pero era un sueño muy lejano".

El piragüista ha explicado en el programa de La 1 de TVE cómo fue el ilusionante momento en el que fue admitido en el equipo nacional y se tuvo que ir de casa, con solo 14 años: "Cuando recibí la carta tenía la sonrisa de oreja a oreja. Yo estaba alucinando, leyendo la carta de la federación, que me decía que había sido seleccionado para ir al equipo nacional junior. Intenté convencer a mi madre para que me dejara ir. Es una decisión complicada, en una edad muy temprana". "Es un acto de generosidad por parte de tus padres, que seguro que querían disfrutar mucho más de ti", ha señalado Guillén Cuervo.

Aunque ejerza como piragüista profesional, también es policía nacional. Trabajó como antidisturbios y, en la actualidad, da charlas en colegios, donde explica su historia de superación y lucha contra el acoso escolar. "Mi profesión es policía. Con 19 años, aprobé la oposición. Había que asegurarse el futuro de alguna manera, porque no se puede vivir toda la vida de la piragua. Yo soy un privilegiado, pero tengo compañeros que lo están pasando mal y se tienen que pagar los viajes, la equipación, etc. Se pasa mal económicamente, pero hacemos piragüismo, porque nos gusta", ha aclarado.

"Estuve a punto de tirar la toalla"

Craviotto ha abierto su corazón y ha confesado que el peor momento de su carrera llegó en 2015: "Estuve a punto de retirarme, de tirar la toalla. Se me vino el mundo abajo. No veía la salida. Fallé en un campeonato del mundo que tenía súper preparado, porque no soy una máquina. Llevaba tres años preparando una prueba y fallé, en esos 32 segundos, en los que me jugaba todo el trabajo. No conseguí clasificarme a los Juegos de Río de Janeiro. Acabé asqueado del piragüismo. Lloré en el hotel y eso que es muy díficil que me caiga una lágrima".

"Incluso me reuní con el consejo superior de deporte para anunciar que me iba a retirar, que lo dejaba. Me descolocó los planes completamente. He fracasado más veces de las que he ganado. La gente ve las cuatro medallas olímpicas, pero no ven los fracasos", ha afirmado el exitoso piragüista.

Gracias a la familia pudo remontar: "Mis hermanas, mis padres y mi mujer consiguieron que le quitara hierro al asunto". Y es que no hay nada más sincero que el amor de los seres queridos: "Mi mujer, Celia, es mi pilar real. Lo que tiene que aguantar a diario es complicado. Lo bueno es que ella me conoció estando en este mundo. Ya vivió los juegos de Londres, los de Río…, los mundiales, los europeos. A veces, es complicado, porque estoy todo el día viajando, a SevillaMadridBelgrado… Y, con dos niñas, además, ahora es más complicado, aunque saben que es temporal".

Lo más