Toyota invierte 500 millones en Uber para potenciar la conducción autónoma

Tras el accidente que le costó la vida a una mujer de 49 años, Uber no se había pronunciado al respecto de su programa de conducción autónoma

Toyota invertirá 500 millones en Uber para potenciar la conducción autónoma

Toyota invertirá 500 millones en Uber para potenciar la conducción autónoma EFE

Madrid

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 28 ago 2018

El fabricante de vehículos japonés Toyota acaba de confirmar que va a invertir 500 millones de dólares, aproximadamente 420 millones de euros al cambio, en la compañía de vehículos de turismo con conductor Uber. En el caso de que se produciese definitivamente el acuerdo entre ambas empresas, Uber pasaría a tener un valor de 72.000 millones de dólares, 60.000 millones de euros tras realizar la conversión de divisa. El motivo de esta maniobra es potenciar el desarrollo de la conducción autónoma que se ha visto muy perjudicado tras el sonado caso del accidente del vehículo de Uber que circulaba sin conductor que acabó con la vida de una mujer de 49 años que cruzaba la calle en Arizona, EE.UU.

Toyota es considerada la marca de automóviles más valiosa del mercado y la que mayor producción alcanza en comparación con su competencia. Además, el fabricante, que siempre ha apostado por la conducción inteligente, fundó en 2015 el Toyota Research Institute, conocido por sus siglas TRI, que se encarga del desarrollo de vehículos autónomos. Como parte de su plan se encuentra la construcción de un centro de 60 hectáreas en Michigan para poder realizar pruebas de conducción en un entorno seguro, así como la inversión de 2.800 millones de dólares en una empresa de desarrolllo de software especializada en pilotos automáticos para vehículos.

Esta no se trata de la primera vez que la firma japonesa invierte en Uber. En 2016, el fabricante de coches anunció que se encontraba negociando un plan estratégico de alianza con Uber para permitir a la empresa de transporte con conductor alquilar sus vehículos directamente a Toyota y cubrir los gastos con el beneficio generado por el servicio, además de una inyección económica cuya cuantía nunca se hizo pública. Junto a este acuerdo, Uber también firmó otro con Volvo para hacer uso de los SUV del fabricante sueco para su propia tecnología de conduccióna autónoma que parece que, en un futuro cercano, podrá volver a funcionar en las calles.

Etiquetas

Lo más