Unidades de neonatología, la medicina que ha salvado a los hijos de Pablo Iglesias

El agradecimiento viral en las redes sociales de uno padres primerizos, y muy populares, a la Unidad de Neonatología de un hospital de Madrid nos han llevado a preguntarnos cómo son estas unidades.

  • item no encontrado

Redactora COPE 

Madrid

Tiempo de lectura: 6' Actualizado 08:52

“Dicen que la amnesia infantil hace que olvidemos todo lo que vivimos en nuestros primeros años. Nos alegra que Leo y Manuel nunca recuerden los tubos o los electrodos que les acompañaron en la unidad de cuidados intensivos, que olviden los sonidos de los monitores que medían su ritmo cardiaco y su respiración. Nos gusta pensar que un día mirarán con extrañeza las fotos que les hicimos cuando eran tan pequeños. Pero hay cosas que les contaremos y de las que no queremos olvidarnos nunca”.

Este párrafo forma parte de una carta de agradecimiento, incluso según vas leyendo te das cuenta de que también de desahogo, de unos padres primerizos a los que el nacimiento prematuro de sus hijos, sus primeros dos hijos (porque son mellizos) les ha cambiado la vida y les ha dado una “master class” de progenitura para la que se estaban preparando al tictac normal del cronómetro. Estos padres, asustados en muchos momentos, “desde aquel 3 de julio en el que llegaron por sorpresa, nos repetimos una y otra vez la misma palabra: vamos" se han dado cuenta que la vida es mejor vivirla en familia, "antes de que pudieran alimentarse solo de la leche de Irene, fue la leche de otras madres la que les ayudó a vivir. En cuanto fue suficiente, la de Irene fue también leche donada para otros niños. La sanidad pública hizo a nuestros hijos hermanos de leche de muchos niños y niñas como ellos".

Una familia creada al amparo de esa sanidad pública, "nuestros hijos tienen hoy dos meses porque nacieron en un país que cuenta (…) con un sistema sanitario universal". "Hemos tenido la suerte, como todos los padres y madres de niños prematuros del Hospital Gregorio Marañón, de que el doctor Manuel Sánchez Luna fuera su ángel de la guarda. (…) A ese hombre y a su equipo les queremos dar las gracias".

Más tarde volveré a utilizar párrafos de esta carta abierta de agradecimiento, publicada en una de las grandes redes sociales, de estos padres nada anónimos llamados Pablo e Irene. Pablo Iglesias e Irene Montero. Ahora me gustaría detenerme en esa unidad de cuidados intensivos de prematuros que dirige el doctor Sánchez Luna.

 

Leo y Manuel Iglesias Montero nacieron muy prematuros, a las 26 semanas de gestación cuando un embarazo normal concluye a las 40 semanas, como este era múltiple, lo habitual es que el alumbramiento se hubiera producido a la semana 37. Al adelantarse tanto, son niños muy pequeños: no alcanzan los 800 gramos y sus órganos son muy frágiles, por estar inmaduros y  por tanto, más expuestos a complicaciones.  Sus cuidados deben ser más exhaustivos que los que ya debe recibir un bebé nacido a los 9 meses.  

Y el Hospital Gregorio Marañón, pionero en muchos avances médicos, lo es también en el cuidado de grandes prematuros con un programa que enseña a los padres a cuidar de sus hijos que van a permanecer hospitalizados durante los primeros meses de vida. Son niños que precisan de cuidados y manejos "muy especiales" que despiertan "temor "en algunos padres lo que les lleva a una actitud pasiva con sus hijos. Por ello la unidad de neonatos del hospital madrileño  tiene una forma genuina de incorporar a los padres en el cuidado de sus hijos desde el ingreso porque tanto médicos como enfermeros saben que hay que crear para el recién nacido un ambiente y unos cuidados específicos que ayuden a mejorar el vínculo con sus padres y su neurodesarrollo a largo plazo, como el cuidado canguro, la lactancia materna, la información y comunicación continua y fluida con los padres teniendo en cuenta sus opiniones y decisiones o la participación de los padres en tareas que les capaciten para poder llegar a ser sus cuidadores principales.

 

Para ello esa Unidad mantiene la entrada libre de los padres las 24 horas al día y un diseño arquitectónico específico para facilitar la cercanía de los padres a sus hijos.  La hospitalización del recién nacido pretende acoger también a sus padres por lo que cada cama dispone de un espacio específico para que puedan estar acompañando a su hijo cuando quieran, puedan alimentarle y ayudar en su cuidado básico diario.

El Gregorio Marañón es uno de los grandes hospitales de España y ofrece muchas prestaciones, aunque hay que señalar que las unidades de neonatología del resto de centros médicos de nuestro país cuentan con grandes profesionales, que incorporan, cada uno a su nivel, los avances, "la presencia de los padres es una práctica habitual, el procedimiento piel con piel cuánto antes se haga mejor  porque se ha comprobado que la estabilidad hemodinámica del niño mejora mucho cuando está piel con piel tanto con el padre como con la madre” señala la doctora María José Mejía miembro del Servicio de Pediatría y Neonatología del Hospital Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina, que apunta la importancia de ese contacto “para llegar a este paso ha costado mucho trabajo, primero quitar el miedo a los profesionales y luego a los padres”.

LA LACTANCIA, CLAVE EN EL DESARROLLO DEL NIÑO PREMATURO

En esos cuidados entra la alimentación, esa apuesta por la lactancia materna para evitar los biberones, de la que también habla en su carta, Pablo Iglesias. Lactancia materna para que los pequeños no se olviden de mamar. Sin olvidar el vínculo que se establece entre madre e hijo durante esos momentos mágicos, en los que una amamanta y el otro, mama no solo alimento sino que se une a su madre por el olfato y el tacto. Con esto no se está demonizando al biberón, porque hay pacientes y situaciones que no permiten la alimentación materna directa. En estos casos la madre se extrae la leche que el bebé o los bebés tomarán en biberón. Y si a la madre no le ha subido la  leche, como le ocurrió a Irene Montero los primeros días tras dar a luz, siempre hay leche donada por otras madres.

 

“Los bancos de leche es algo reciente, pero están evolucionando y mucho en los grandes hospitales. El procedimiento cuando una mamá se hace donante, entrega la leche congelada, la leche pasa unas analíticas para cerciorarse de que la leche tiene calidad, de que no está infectada para ello pasa análisis microbiológicos para asegurarnos de que al niño se le va a dar un producto seguro y con las características que queremos aprovechar de la leche materna porque si no les daríamos leche artificial” destaca la doctora Mejía.

Los pulmones, son el punto débil de estos pequeños luchadores. Los facultativos tienen que luchar contra esa insuficiencia en los primeros días, a veces semanas, de vida, destaca la médico del hospital talaverano, "los principales problemas son a nivel pulmonar, el aparato respiratorio es el que tarda más en madurar, sus pulmones no están preparados para funcionar bien y suelen presentar la enfermedad de membrana hialina, que se trata de la falta de una sustancia que los pulmones necesitan y que se forma más tarde en el embarazo, por lo que necesitan un respirador artificial”.

Niños y niñas tienen diferente grado de madurez con la misma edad gestacional, las niñas suelen ser más maduras, "pero siempre dependerá del bebé" señala la doctora Mejía que sobre la amnesia infantil a la que citaba Pablo Iglesias, puntualiza que estos niños prematuros “no tienen recuerdos claros de todo lo que han pasado, pero si sabemos que el hecho de que hayan tenido experiencias de dolor,  influyen en que acaban siendo niños con un umbral del dolor más bajo y ante cualquier pinchazo lo viven como una experiencia más dolorosa. Por eso hoy en día se tienen en cuenta tantos cuidados y el proceso de piel con piel con los padres hace que disminuya el dolor”.

EL CUIDADO DE LOS PADRES

El cuidado de los padres es otro punto fuerte de los nuevos programas de las Unidades de Neonatología, en la "escuela de padres" se imparten charlas con la información necesaria sobre todo el nuevo mundo desconocido que tienen por delante. Es recibir información y es participar para poder aportar opiniones y resolver cuestiones específicas sobre el cuidado de sus hijos. Durante la hospitalización de los pequeños es frecuente que se generen situaciones que requieren un apoyo psicológico específico por lo que la relación con los Departamentos de Psicóloga es algo habitual. "Hay padres que lo preguntan todo y la labor de los profesionales es darles la confianza para que se atrevan a preguntarlo todo. La confianza hace falta para que ellos se crean lo que les decimos. Si les decimos que todo va bien pues ellos, a su vez, se queden tranquilos y no tengan tanto miedo” subraya la doctora Mejía.

Pueden pensar que es una suerte que Pablo Iglesias e Irene Montero hayan contado con tantas atenciones porque el hospital en el que han estado ingresados sus hijos está en Madrid. Sin duda, un centro hospitalario grande como el Gregorio Marañón tiene grandes ventajas frente a un hospital pequeño, pero las unidades de neonatos de los hospitales españoles van progresando en la asistencia a los bebés, y para ellos van incorporando iniciativas que llevan a esos pequeños prematuros a salir adelante,sobre todo formación de los facultativos como señala la Sociedad Española de Neonatología, "el reconocimiento del trabajo que los neonatólogos ya vienen desarrollando contribuirá positivamente en la mejora de un servicio muy importante permitiendo la mejora de la calidad de vida y reducir la morbimortalidad de los neonatos. Publicaciones recientes en revistas del máximo impacto internacional (New England Journal of Medicine, JAMA o The Lancet) demuestran cómo la supervivencia íntegra de los prematuros extremos depende de la formación y experiencia de los médicos y personal de enfermería que atiende a estos pacientes. Un descenso en la calidad supone la elevación de la mortalidad pero también de la supervivencia de pacientes con discapacidades que representan una carga personal, familiar y social además de un sobrecoste económico para el Sistema de Salud Pública".

Volvemos al agradecimiento público de los padres de Leo y Manuel Iglesias Montero, que son, en realidad los grandes protagonistas, y que resume lo que ocurre en estas unidades de neonatos de los hospitales españoles: "Sólo las madres y padres de los niños que, como los nuestros, han pasado por una unidad de cuidados intensivos, saben lo que significan los mimos y caricias que reciben los prematuros. Con esas madres y con esos padres tendremos siempre un vínculo muy especial. Dicen de los prematuros que son guerreros, pero las trincheras que nunca recordarán dejaron marcados para siempre a sus madres y padres, que siempre seremos compañeros".

LEE AQUÍ LA CARTA DE AGRADECIMIENTO DE PABLO IGLESIAS E IRENE MONTERO

Lo más