COPE

Solo algunas comunidades autónomas financian los sistemas flash de medición de glucosa

Son muchos los diabéticos que tienen que seguir pinchándose en los dedos.

Sistema flash de medición de glucosa para diabéticos

 Sistema flash de medición de glucosa para diabéticos. Foto Laura Otón

Laura Otón
@lauramoton

Redactora de informativos

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:59

Ian tiene ocho años, debutó con cuatro. Nanete tiene también ocho y debutó con seis. Los dos hacen mucho deporte y los dos tienen diabetes tipo 1. Lo de debutar es el verbo que coloquialmente se asocia al desarrollo de la enfermedad. El primero vive en Galicia y el segundo en Cantabria. Ian tiene los dedos con callos de pincharse para controlar su azúcar, Nanete tiene un dispositivo flash que le mide los niveles de glucemia en cualquier lugar sólo pasándolo por un sensor. El dispositivo cuesta 60 euros y los sensores otros sesenta euros cada quince días. Es decir, 120 euros al mes. Desde la Federación Española de Diabetes denuncian que la diferencia entre la calidad de vida radica en el código postal en el que se ubiquen los pacientes porque no en todas las comunidades autónomas el sistema de salud pública lo financia.

En España hay seis millones de personas que sufren diabetes. Cuatro están diagnosticados, y dos probablemente no lo sabrán. El 10% de ellos sufren diabetes de Tipo 1, la que da la cara cuando el páncreas deja de trabajar de la noche a la mañana y necesita de la insulina que no puede producir. El 90% de los diabéticos son de tipo 2 y a veces, un cambio en la alimentación, en el estilo de vida y una medicación correcta pueden mejorar su salud. Los del primer grupo deben controlar su nivel de glucemia durante muchas veces al día, dependiendo de su actividad y comidas, y hasta ahora se hacía pinchándose en los dedos. Los nuevos avances tecnológicos han permitido desarrollar una monitorización flash de glucosa a través de unos sensores que se ponen en la piel del paciente. Hasta ahora se pasaba un dispositivo específico pero la mejora del software han permitido que se pueda medir con una aplicación en el teléfono móvil con un sencillo gesto

Mireia es la madre de Ian, viven en Galicia y allí no se subvenciona el dispositivo: “Se tiene que medir cada vez que come, hace deporte y antes y después, y se pincha en los deditos que los tiene con callos. Sufres de ver a tu hijo así. Queremos que nuestros niños puedan acceder a esta herramienta, porque creo que tendrían mejor calidad de vida, ves a tu hijo como sufre y claro, ves que otros niños de España lo tienen y aquí no, te duele”.

María es la madre de Nanete, con ocho años en Cantabria sí le facilitan los sensores y el dispositivo a los dos. Los dos son diabéticos de tipo 1: “Hemos ganado en calidad de vida, y sobre todo con el niño en tranquilidad. Hacemos mucho deporte, pero para los niños tienes la tranquilidad de que le puedes pasar en cualquier momento el aparato y te dice si la flecha va para bajo y le tienes que dar medicación para que esté bien y si está para arriba tienes que parar. Te da tranquilidad porque te dice la tendencia y le puedes controlar mejor al anticiparte”. Mireia por la noche tiene que pinchar a Ian “a veces se asusta y siempre se despierta porque esos pinchazos le duelen”.

El Ministerio de Sanidad se comprometió a que la sanidad pública los ofreciera en todas las Comunidades autónomas en el plazo de cinco meses para los diabéticos adultos de tipo 1. Pero la realidad es que no ha ocurrido así. Andoni Lorenzo y Aureliano Ruiz, desde la Federación Española De Diabéticos, denuncian que “los sistemas flash para niños de entre 4 y 18 años no están disponibles en todas las comunidades autónomas, Galicia y Madrid no los ofrecen en el sistema público de sanidad”. En esta España de 17 sistemas de salud diferentes, en cada uno tiene su propia implantación dependiendo de diferentes factores para los pacientes adultos.

Cantabria es la única comunidad que lo ofrece a todos los diabéticos adultos de Tipo 1. País Vasco se incorporará la semana que viene, y Melilla lo hará próximamente. En algunas comunidades se ofrece a reducidos grupo de adultos con otras patologías, o mujeres embarazadas.

“¿Por qué ocurre esto? - se pregunta Andoni Lorenzo- ¿Por qué tenemos este mercadeo macabro hacia los pacientes con diabetes? Porque no hay una conciencia de lo que es la diabetes. Es una enfermedad muy dura, muy cruel, la calidad de vida de la persona depende de un mejor o peor control. A medida que pasan los años tu salud se va deteriorando de una forma muy cruel. Se banaliza, pero esa falta de buena atención se deriva en que somos el segundo país en amputaciones traumáticas del mundo no por accidentes, empiezas a tener infartos, problemas de visión te fallan los riñones, es una apisonadora que te va destruyendo. Y se puede evitar porque hay un estudio de hace un año, encargado por el ministerio de Sanidad que dice que estos sensores son coste efectivo, es decir que el dinero que te gastas en esta tecnología supone un ahorro para la Sanidad para la administración”.

Desde la Federación denuncian que “hasta hace nada” España y Grecia eran los únicos países del entorno que no subvencionaban los dispositivos en todo su territorio. Grecia ya los ofrece a sus pacientes.

Etiquetas

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar