La soldado Sydney Cole y la pelea en la que casi mata a su mejor amiga en Magaluf

La víctima ya ha salido del hospital, mientras que la agresora ha salido en libertad

La soldado Sydney Cole y la pelea en la que casi mata a su mejor amiga en Magaluf

La presunta agresora, en una fotografía de sus redes sociales

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:16

Sarah Ann Garrity y Sydney Cole son amigas y compañeras en las Fuerzas Armadas del Reino Unido. Ambas, junto a su también compañera Deborah Ferguson, aprovecharon sus vacaciones de Semana Santa para viajar juntas a Magaluf, en Mallorca, uno de los destinos vacacionales preferidos de los británicos que visitan nuestro país. 

Según la declaración de Sydney, el lunes comenzaron la juerga muy temprano, a las 11 de la mañana: "Empezamos bebiendo en nuestro hotel, y luego seguimos tomando copas en la playa. Más tarde, fuimos a un evento con barra libre y allí bebimos mucho. Bebí chupitos, vodka, ginebra y amaretto".

14 horas de alcohol que hicieron que la situación se descontrolara: "Debbie y yo estábamos peleadas y Sarah intentó intervenir para resolver la situación. Me pegó un puñetazo en la cara y entonces yo la agarré del pelo y un vaso cayó por los suelos y se rompió".

La soldado Sydney Cole y la pelea en la que casi mata a su mejor amiga en Magaluf

 La presunta agresora y la víctima

Según varios testigos, Sydney lanzó el vaso a la cabeza de Sarah, y no contra el suelo. En cualquier caso, la joven de 22 años acabó con un corte profundo en el cuello que a punto estuvo de costarle la vida. Ingresó de gravedad en el hospital de Son Espases, donde hubo que aplicarla 14 puntos de sutura para cerrar la herida. Había perdido muchísima sangre.

Sydney fue detenida: "Fue todo un accidente. Sarah es mi mejor amiga y nunca quise hacerle daño", ha asegurado la joven británica en su declaración ante el juzgado de Palma.

Cinco días después, Sarah y Sydney vuelven juntas al Reino Unido. La víctima ha salido del hospital, después de pasar más de 24 horas en la UCI, y su amiga ha quedado en libertad, después de que Sarah haya decidido no presentar cargos. La investigación sobre lo sucedido seguirá adelante, para esclarecer si fue un accidente, como asegura la defensa, o si fue una agresión. 

Ambas volverán a su trabajo en el Ejército británico, donde Sydney sirve en el Cuerpo de Ayudantes Generales, mientras que Sarah forma parte del Real Cuerpo de Logística.

ctv-jil-sydney-dos

Lo más