Boletín

Practicar deporte en familia, clave para evitar los dolores de espalda de los niños

El peso de la mochila del colegio no debe superar el 10% del peso corporal del menor

Practicar deporte en familia, clave para evitar los dolores de espalda de los niños

 

FERNANDO ORTEGA

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:26

Está demostrado científicamente que el ejercicio físico es beneficioso para prevenir las dolencias de espalda durante toda la vida. Por ello, los expertos recomiendan a las familias que inculquen a sus hijos hábitos de vida saludables. El Consejo General de Colegios de Médicos ha puesto en marcha una nueva edición de la campaña de Prevención de las Dolencias de Espalda entre los escolares con el objetivo de que, con motivo del inicio del nuevo curso, las familias contribuyan a mantener la salud de la columna vertebral de la infancia. En España, las dolencias de espalda son excepcionales antes de los 6 años, pero su frecuencia comienza a aumentar a partir de los 10. Entre los 13 y los 15 años ya las han padecido el 51% de los chicos y el 69% de las chicas. Por tanto, es entre los 6 y los 10 años cuando los niños deben adquirir los hábitos que les ayuden a prevenirlas y reducir su impacto.

Además del ejercicio físico, las familias también pueden incitar a que en el ámbito escolar se apliquen otras medidas razonables. Una es la necesidad de adaptar los libros, ya sea editándolos digitalmente o dividiendo los formatos por trimestres, lo que reduciría el principal factor de riesgo al que se enfrentan los niños, el excesivo peso en sus mochilas. El consenso de los expertos establece que el peso de la mochila no debe superar el 10% del peso corporal del niño. Otro factor asociado a las dolencias de espalda en los alumnos es la no adecuación del mobiliario escolar a la altura real de cada niño. En los momentos de mayor crecimiento, alrededor de la pubertad, se observan grandes diferencias de estatura entre los alumnos de una misma clase, por lo que al tener los mismos muebles y ser estos inadaptables, algunos se ven obligados a mantener posturas forzadas durante horas. Por último, los expertos destapan el mito de que el reposo en cama es favorable ante síntomas de dolor, de hecho puede ser contraproducente. Recomiendan evitar el reposo absoluto y mantener el mayor grado de actividad que el dolor permita.

Lo más