Boletín

Laia Sanz celebra su victoria más importante: ser un referente para las niñas del futuro

Laia Sanz celebra su victoria más importante: ser un referente para las niñas del futuro

Europa Press

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 06:00

MADRID, 28 (CHANCE)

Barbie ha presentado en Madrid, junto a la piloto Laia Sanz, el ambicioso programa escolar Yo Puedo Ser, un proyecto con el objetivo de dar a conocer y poner en valor el papel de mujeres que han hecho historia en ámbitos clave como la cultura, la ciencia, la política o el deporte. Barbie, que este año cumple 60 años, ha puesto en marcha varias iniciativas centradas en derribar los estereotipos de género tanto dentro como fuera de las aulas.

Laia Sanz, sin saberlo, era seleccionada como mujer inspiradora por los niños participantes en la primera fase del programa cuando se les preguntó que mujer les inspiraba. Entre Clara Campoamor y Marie Curie, aparecieron muchos nombres de mujeres no tan conocidas que han pasado a la historia por cuestiones diversas: politícias, profesoras, científicas, investigadoras, deportistas, ingenieras... pero que no han sido tan conocidas.

Laia ha compartido su experiencia en un deporte tan duro como el motor, reservado históricamente para los hombres. La trece veces campeona del mundo de trial, cinco veces campeona del mundo de enduro y piloto del Dakar, dónde ha conseguido el mejor resultado femenino de la historia, ha abierto camino para una cantera de nuevas promesas femeninas.

Con el ejemplo de Laia, junto a otros referentes destacados, Barbie busca poner en valor el papel fundamental de la mujer en la sociedad para motivar a los más pequeños a que persigan sus sueños. "Iniciativas como 'Yo Puedo Ser' de Barbie son muy necesarias para demostrar que con pasión y perseverancia todos los objetivos pueden cumplirse aunque puedan suponer auténticos retos. Es todo un honor haber sido elegida como referente por los niños y toda una motivación para seguir demostrando que no hay ningún deporte que se le resista a las chicas. Quién tiene la voluntad, tiene la fuerza", afirma Laia Sanz.

En la actualidad, solo el 7,5% de los personajes que aparecen en los libros de texto son mujeres. Únicamente el 11,8% de los cargos de máxima responsabilidad está en manos femeninas y la proporción de mujeres en carreras de Ingeniería o Tecnologías de la información y la Comunicación (TIC) sigue siendo muy minoritaria. Asimismo, se mantiene la tendencia histórica con un porcentaje muy elevado de mujeres que se dedican a la educación o la sanidad.

Ante este contexto, Barbie da un paso más en su lucha contra el Dream Gap, fenómeno por el que pasan las niñas a partir de los 5 años, cuando empiezan a perder la confianza en sí mismas y en sus competencias, de acuerdo con los estudios llevados a cabo por las Universidades de Princeton, Nueva York o Illinois. Reafirmando su compromiso con el empoderamiento de las niñas, el programa escolar 'Yo Puedo Ser' de Barbie dota a los alumnos de primaria españoles con herramientas e información para que descubran el papel de mujeres que han derribado barreras, transmitiéndoles así valores de respeto y educándolos en términos de igualdad. "Desde Barbie seguimos trabajando cada día para inspirar a las más pequeñas, motivarlas para que sueñen grande y alcancen todas las metas que se propongan. La gran aceptación del programa 'Yo Puedo Ser' demuestra la importancia y necesidad de estas iniciativas en el ámbito educativo", ha señalado Ruth Henriquez, Directora de Marketing de Mattel.

La primera fase de 'Yo Puedo Ser' ha sido todo un éxito con la inscripción de más de 100.000 alumnos de escuelas de primaria, que han trabajado en la identificación y selección de grandes referentes femeninos. Las mujeres escogidas por los alumnos han sido Inma Shara, Frida Kahlo y J.K Rowling en el ámbito cultural, y Malala Yousafzai, Michelle Obama y Ángela Merkel en la esfera política. En el sector científico, Margarita Salas, Elena García Amada y Marie Curie han sido las elegidas, mientras que, en el terreno deportivo, Laia Sanz y Lydia Valentin son algunas de las figuras que más inspiran a los niños.

Durante 2019, Barbie seguirá centrada en dar visibilidad a referentes femeninos con la segunda fase del programa, prevista para mediados de este año, y pondrá en marcha también nuevas acciones centradas en empoderar a las más pequeñas y fomentar la igualdad de oportunidades.

Tras el acto, en CHANCE hemos tenido la oportunidad para hablar con la 13 vecescampeona del mundo de enduro sobre el esfuerzo y los obstáculos que ha tenido que superar para llegar tan lejos, con mucho trabjo y el apoyo de sus padres.

Laia Sanz: Es un placer porque los niños han hecho esos trabajos poniendo mujeres potentes durante la historia y que me hayan puesto a mí en muchos de ellos es un placer y creo que este proyecto es bueno para dar más luz a la mujer y también para que los niños, que al final son el futuro, vean que las mujeres pueden hacer lo que se propongan.

CHANCE: Los padres son también un factor importante, ¿no?

L.S: Es el principal factor porque al final la educación que se recibe, lo que se transmite en casa es súper importante. Yo he tenido mucha suerte de tener los padres que tengo, pero en mi época muchas niñas no iban en moto por los padres porque estaba visto como una cosa de niños. Creo que no es solo transmitir cosas a los niños, sino también a los padres. Pioneras como yo en el mundo del motor también hemos ayudado a abrir los ojos a los padres que son los que tienen que comprar y educar a los niños que pueden ir en moto, en mi caso, o en otros muchos ámbito...

CH: Tú cuentas con el apoyo de tus padres, pero cuando les dijiste a tus amigos y amigas que te ibas a dedicar a esto, ¿cómo reaccionaron?

L.S: Al principio cuando era pequeña se extrañaban mucho. Una niña corriendo en moto parecía una locura o cuando iba una carrera y veían una coleta, oías comentarios: "Ah, ¿es una niña?". Era algo muy raro, ahora, gracias a Dios las cosas van evolucionando y se va viendo como una cosa mucho más normal.

CH: ¿Cual fue el principal obstáculo que te encontraste?

L.S: En mi caso que he sido profesional, siempre he tenido que demostrar más; comentarios que al final machacan, comentarios muy machistas; en equipos, malas condiciones por el hecho de ser chica; muchísimas cosaS... creo que lo he tenido que luchar muchísimo y si de algo me alegro es que las niñas que viene ahora lo tienen un poco mejor que yo.

CH: ¿Te han hecho soltar alguna lágrima?

L.S: He llorado muchas veces, mucha rabia... muchas veces que me he tenido que morder la lengua* Ha habido cosas muy desagradables porque estar en un mundo así es difícil y más si las cosas te salen bien porque al final hay muchas envidias, mucho machismo y cuesta. He llorado, he tenido ganas de dejarlo.

CH: Y ahora, ¿cuál es la situación?

L.S: Es mucho mejor. Estoy en un equipo que me trata como a mis compañeros, tengo la misma moto que ellos, estoy muy bien, tengo las mismas condiciones que ellos, pero si es verdad que todavía hay envidias, hay comentarios. Pero creo también que el resto de compañeros me respetan mucho porque ellos también saben lo difícil que es estar en este mundo y creo que lo valoran mucho.

He tenido que demostrar mucho. Yo empecé en el Dakar en un equipo "privado", encontrando los sponsors como podía y a medida de hacer buenos resultados me he ganado el sitio como otros pilotos, pero quizás he tenido que luchar un poco más. Para estar en el equipo que estoy ahora tuve que hacer un gran resultado, ha costado. He tenido que trabajarlo y no me han regalado nada.

CH: ¿De qué es de lo que más feliz estás ahora?

L.S: Cuando miro atrás, creo que he tenido muchos éxitos en mi carrera, cosas que no hubiese imaginado nunca, pero sobre todo estoy contenta de estar en el equipo que estoy, la situación en la que estoy ahora que estoy contenta y estoy bien, y sobre todo de haber ayudado a las futuras generaciones a que lo tengan mejor que yo.

Lo más