Un hombre marroquí pierde la nacionalidad española por no jurar la Constitución al no saber español

En el escrito, la jueza indicaba que el ciudadano “no pudo jurar la Constitución Española por el desconocimiento del idioma español”

Un hombre marroquí pierde la nacionalidad español por no jurar la constitución al no saber español

Constitución Española 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 17:05

La Audiencia Nacional ha suspendido la concesión de la nacionalidad española a un marroquí tras no poder jurar la constitución ya que desconocía el castellano. En la sentencia publicada, la Sala de lo Contencioso estimó el recurso por lesividad, que fue presentado por la Abogacía del Estado, contra la concesión de la nacionalidad que se otorgó a este ciudadano marroquí en marzo de 2016.

En el escrito, la jueza indicaba que el ciudadano “no pudo jurar la Constitución Española por el desconocimiento del idioma español”, lo que obligó a “suspender el acto de juramento”. Dos años atrás, el interesado había solicitado la nacionalidad, a través de una solicitud de concesión por residencia en el Registro Civil, de modo que el informe fue calificado y se determinó que el ciudadano marroquí cumplía los requisitos para conseguir la nacionalidad.

El idioma es un requisito fundamental para conseguir la nacionalidad

Según el artículo 22.4 del Código Civil, las personas que deseen la nacionalidad española deben demostrar una buena conducta cívica y una integración idónea dentro de la sociedad. En este sentido, la Audiencia Nacional detalla que el conocimiento de la lengua española “es un componente fundamental y un requisito primordial  para acreditar una correcta integración dentro de la sociedad”.

En esta dirección, el tribunal considera “irrelevante” la actitud positiva del interesado en las relaciones sociales y su buena conducta como ciudadano, ya que a través de su comportamiento no se demuestra un conocimiento óptimo de la cultura y de la lengua española.

Por último, la Audiencia Nacional señala que “el conocimiento adecuado de la lengua española es un dato relevante pero no suficiente  para acreditar la nacionalidad”. Lo más importante, aparte de la lengua, es que el ciudadano se haya preocupado por formar parte de la sociedad, lo que es complicado sin un conocimiento “básico” de la lengua.

Lo más