COPE

SANIDAD ASISTENCIA (Ampliación)

Fiscalía no ve delito en la muerte de la mujer que falleció sin cita médica

La Fiscalía de Burgos ha decidido archivar la investigación sobre el caso de la mujer de 48 años que falleció de un cáncer en agosto del año pasado en Burgos tras pasar tres meses sin recibir atención médica presencial en medio de la pandemia del coronavirus al entender que no existen elementos objetivos de la comisión de ningún delito.,La familia de la fallecida Sonia Sainz-Maza interpuso una denuncia al entender que se había cometido un delito de imprudencia con resultad

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:15

La Fiscalía de Burgos ha decidido archivar la investigación sobre el caso de la mujer de 48 años que falleció de un cáncer en agosto del año pasado en Burgos tras pasar tres meses sin recibir atención médica presencial en medio de la pandemia del coronavirus al entender que no existen elementos objetivos de la comisión de ningún delito.

La familia de la fallecida Sonia Sainz-Maza interpuso una denuncia al entender que se había cometido un delito de imprudencia con resultado de muerte y omisión del deber de socorro ya que la mujer falleció a causa de una metástasis de cáncer de colon sin haber obtenido la debida atención presencial ni las pruebas médicas necesarias para el diagnóstico y tratamiento adecuados.

Sin embargo, la Fiscalía, que abrió diligencias para investigar el caso, concluye en su decreto de archivo, al que ha tenido acceso Efe, que no se produjo una omisión del deber de asistencia ni de homicidio imprudente por negligencia médica y añade que "la posible irregularidad de las actuaciones referidas por la denunciante escapan, en todo caso, al ámbito del Derecho Penal".

En la resolución de la Fiscalía no se descarta la posibilidad de irregularidades en las actuaciones sanitarias, aunque se señala que, en todo caso, escapan a la vía penal, y un posible funcionamiento anormal de los servicios públicos podría dar lugar a actuaciones administrativas por la vía Contencioso-administrativa.

La Fiscalía alude a las circunstancias motivadas por la covid-19, que llevaron a la Junta de Castilla y León a dictar dos órdenes que permitían suspender o limitar actividades sanitarias, lo que justificaría la atención telefónica o retrasos de citas y pruebas médicas.

En este sentido, se considera en la resolución que la atención presencial o telefónica en Atención Primaria en Espinosa de los Monteros (Burgos), donde estaba el centro de salud de la mujer que falleció, o en los hospitales Universitario de Burgos y Cruces (Vizcaya), donde fue atendida, encajaban en los protocolos de ese momento.

También se indica que no tenía síntomas claros de padecer cáncer, por lo que en los tres ámbitos sanitarios se coincidió en el diagnóstico de una lumbalgia.

Aunque presentaba síntomas de fatiga severa, color amarillo y anemia, el diagnóstico de cáncer no se llegó a producir hasta la segunda visita al Hospital de Cruces el 13 de agosto, cuando la enfermedad estaba muy extendida, por lo que falleció menos de un mes después.

La hermana de la fallecida, Lydia Sainz-Maza, ha asegurado en un comunicado enviado a los periodistas que el archivo de las diligencias no ha sido en absoluto una sorpresa porque su confianza en la vía penal era escasa, aunque fue la Fiscalía la que abrió una investigación de oficio cuando tuvo conocimiento de los hechos por parte de la Asociación El Defensor del Paciente.

Anuncia que su familia centra ahora su esperanza en la vía civil, a la que estudian recurrir para que se reconozca lo que consideran una realidad incuestionable que jamás nadie podrá negar, como es que su hermana no recibió la atención médica que merecía.

Estima que a su hermana no se la mató, pero tampoco se la ayudó para que pudiera vivir el mayor tiempo posible y, desde luego, no se la ahorró ningún dolor, tras un diagnóstico erróneo de lumbociatalgia por teléfono".

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo La Lupa Noticias

La Lupa Noticias

Con Ana Samboal y Raquel Caldas

Ver TRECE