COPE

Empresas.- Selecra compara las 'app' de rastreo de contactos COVID-19 en países europeos, incluida Radar COVID

Europa Press

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 14:17

La compañía Selectra ha elaborado un análisis internacional de las diferentes aplicaciones disponibles en toda Europa para rastrear los contactos de COVID-19, como Immuni en Italia, StopCovid en Francia, Radar COVID en España, Corona-Warn-App en Alemania, NHS COVID-19 en el Reino Unido, StayAway Covid en Portugal, Stopp Corona en Austria, COVID Tracker en Irlanda.

Diferentes nombres, diferentes programadores, diferentes fechas de lanzamiento, presupuesto asignado y tasa de penetración, pero, en esencia, la misma función: todas son aplicaciones que permiten rastrear contactos aleatorios con personas que más tarde dieron positivo en COVID-19; personas que no se conocen pero que, por casualidad, tuvieron un contacto cercano, por ejemplo, en el transporte público o en la cola del supermercado.

Todas las aplicaciones de rastreo son de alcance nacional, gratuitas y desarrolladas o promovidas por el Gobierno. Todas ellas se basan en la tecnología 'Bluetooth' para rastrear contactos entre teléfonos móviles, y lo hacen sin compartir datos personales. Los dispositivos móviles se "comunican" intercambiando códigos aleatorios especiales y "recuerdan" los encuentros, alertando en caso de contacto durante no menos de 15 minutos en un espacio cercano, con un usuario que más tarde se comprobó que era positivo. En todos los casos, la información sobre un caso positivo debe ser introducida manualmente por el propio usuario, ya que no es compartida automáticamente por una institución médica o gubernamental.

A pesar de estas características comunes, las aplicaciones han tenido una acogida y un uso muy diferente en estos países europeos, con unos números de descarga muy desiguales. Por ejemplo, la aplicación COVID-19 desarrollada por el sistema de salud pública de Reino Unido es una de las aplicaciones más nuevas e interesantes de la lista. El 24 de septiembre fue su debut oficial y, en tan sólo unos días, ya era una de las apps más descargadas: solo el primer día obtuvo 6 millones de descargas (el 9% de la población) y tres días después este número alcanzó los 12,5 millones de personas (casi el 19% de la población). Calificada con un 4,8 sobre 5 en la Apple Store y disponible en 10 idiomas, la app ofrece más funcionalidades que las aplicaciones de otros países.

Además de rastrear los contactos directos, también permite ver el riesgo actual en cada área local, monitoriza los lugares en los que estuvo un usuario que luego reportó un brote, revisa los síntomas, permite coger citas para una prueba gratuita si es necesario, obtiene los resultados de las pruebas y cuenta los días que quedan de confinamiento a las personas que den positivo. La aplicación no recoge los datos personales, salvo el código postal, el cual hay que introducir mientras se realiza el registro en la 'app'.

El Coronalert belga es una app aún más reciente. Basado en el Corona-Warn-App alemán, fue lanzada el 30 de septiembre y, al igual que su homónimo germano, también ha mostrado un nivel de descargas aceptable, con más del 5 por ciento de los belgas intalándola en su teléfono en sólo un par de días. En Alemania, la aplicación Corona-Warn-App ha sido desarrollada por el instituto gubernamental Robert Koch-Institut y fue lanzada a mediados de junio. La app ya ha sido descargada por casi el 22 por ciento de la población, lo que supone una de las mayores tasas de penetración entre las aplicaciones examinadas. También goza de una calificación de 4,4 sobre 5 basada, con un total de casi 50 mil reseñas.

En Irlanda, la 'app' COVID Tracker, lanzada a mediados del verano y calificada con 4,3 sobre 5 (casi tan alto como la aplicación alemana), permite compartir voluntariamente muchos datos personales, como el sexo, la edad, la ciudad e incluso el número de móvil y la dirección IP. Esto implica una mayor transparencia en cuanto a los datos personales aportados en comparación con la mayoría de las otras aplicaciones.Asimismo, la aplicación está disponible en 7 idiomas, incluido el inglés, y ya ha sido descargada por el 26 por ciento de la población.

ESPAÑA Y PORTUGAL: AL RITMO DE LAS DEMÁS

El lanzamiento a nivel en España de 'RADAR COVID' fue solo hace un par de semanas, concretamente el 15 de septiembre, a pesar de que la versión beta estuvo disponible ya el 29 de junio. La aplicación, en apenas unos días, ha sido descargada por casi el 10 por ciento de la población, un porcentaje similar al de Italia, algo reseñable teniendo en cuenta que la 'app' italiana salió tres meses antes que la española. A pesar de una muy modesta apreciación por parte de los usuarios (tiene una puntuación media entre 3,2 y 3,6 sobre 5, la más baja de la lista) a partir de finales de septiembre la aplicación se encuentra incluida en los sistemas operativos de Apple y Android por defecto, por lo que ya no necesita ser descargada.

La aplicación portuguesa StayAway Covid, clasificada con un 4.2 en la App Store y 3.7 en Google Play, fue estrenada hace tan solo un mes, concretamente el 1 de septiembre. Sin embargo, al igual que en España, la aplicación ya ha sido descargada por casi el 12 por ciento de la población (1,26 millones de personas), y más de un centenar de personas infectadas con la Covid-19 ya han informado de sus condiciones de salud en la aplicación.

En Italia, se ha hecho un llamamiento a nivel nacional en el que pedía a los medios de comunicación promover la instalación de la 'app' Immuni, que ya ha sido descargada más de 350 mil veces sólo en el primer fin de semana de octubre. La tasa de penetración de la aplicación, lanzada y descargada actualmente hasta por el 18 por ciento de la población entre 14 y 75 años, todavía está lejos del objetivo del 60 por ciento que, según las autoridades nacionales, es necesario para su funcionamiento eficiente.

En el caso austriaco, Stopp Corona, desarrollada por la Cruz Roja Austriaca y Accenture, fue lanzada el 25 de marzo. Funciona gracias a la combinación de 2 claves: una TEK (clave de exposición temporal) y una RPI (identificador de proximidad rodante), que impiden cualquier transferencia o reconocimiento de datos personales. En más de 6 meses desde su lanzamiento, solo ha sido descargada 1 millón de veces, lo que significa que ha sido instalada por, al menos, el 11 por ciento de toda la población austriaca, o el 14 por ciento de todos los usuarios de smartphone en Austria.

Francia, a pesar de que en junio fue uno de los primeros países en poner la aplicación a disposición para su descarga, sigue contando con la tasa más baja de descarga entre los países involucrados en el informe, con apenas un 3,5 por ciento. La desconfianza general hacia la aplicación tiene su explicación en el temor a una posible fuga de datos personales, algo extendido incluso entre la élite política. Tanto es así que, hace unos días el primer ministro francés, Jean Castex, dijo a la prensa que no se había descargado la aplicación.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar