COPE

Dormir con intervalos: La forma en la que descansaba el ser humano durante siglos y por qué lo cambiamos

En la época antigua, cuando las personas dormían por la noche en dos etapas, con una parada entre medias de dos horas. ¿Por qué dejamos de dormir así?

ctv-mvk-1637348170326

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 25 feb 2022

Durante años, y sin preguntarnos con mucha frecuencia el por qué, la ciencia y la medicina nos dicen que dormir 8 horas diarias es lo que necesita nuestro cuerpo para poder funcionar de manera óptima. No es difícil de comprobar: cualquiera que haya sufrido de insomnio puede notar los efectos negativos de no dormir lo suficiente. Es por ello por lo que siempre se ha hablado de que esas ocho horas resultan imprescindibles para poder contar con una jornada de trabajo, o un día de ocio sin que estemos pensando casi constantemente en echarnos una siesta y tratar de buscar la cama con rapidez y brevedad.

Sin embargo, algo que a buen seguro te sorprenderá, es que los humanos necesitamos descansar esas ocho horas de manera consecutiva. Lo que la mayoría de nosotros desconocíamos, es que, por miles de años; los humanos dormíamos en dos etapas, con un intervalo entre ellas. Generalmente, apenas empezaba a caer la noche, la gente se acostaba y dormía por unas tres o cuatro horas (el primer sueño), se despertaba cerca de la medianoche por un par de horas y se volvía a dormir hasta la madrugada (el segundo sueño).

Según indican varios expertos, antes de la Revolución Industrial el sueño interrumpido era dominante en la civilización occidental. Extrae pruebas de documentos del mundo antiguo, medieval y moderno; estos archivos prueban que efectibvamente, el ser humano tenía una rutina francamente distinta a la que habitualmente acostumbramos a convivir hoy en día.

Roger Ekirch es uno de estos expertos. Es historiador, y durante varios años, permaneció revisando las primeras publicaciones, registros judiciales, diarios y registros médicos para averiguar cómo dormíamos.El experto fue capaz de localizar más de 500 referencias al primer y segundo sueño que se remontan a la Odisea de Homero. "No es solo la cantidad de referencias, es la forma en que se refieren a ella como si fuera un conocimiento común", compartió Ekirch en una entrevista a la BBC.

¿Qué se hacía en el espacio entre intervalos?

Algo que ahora mismo inundaría nuestras cabezas es conocer qué actividades realizaban las personas en ese espacio de tiempo entre sueños. Lo que está claro, es que cualquier circunstancia que llevaran a cabo sería de lo más llamativo para nosotros, puesto que a esas horas de la noche,-rozando la media noche- costaría imaginarse a alguien procediendo algo de provecho. A pesar de ello, hace siglos no se funcionaba así.

Ekirch, el experto historiador que ha estudiado el tema, relata que las personas se dedicaban a actividades más humanas. En esos momentos socializaban rezaban, leían y, en muchos casos, tenían relaciones. De hecho, esto último viene a colación de que, en aquel momento histórico, los médicos medievales creían que las mujeres eran más fértiles durante las horas entre el primer y segundo sueño, y recomendaban intentar concebir durante ese periodo del día.

Por muy extraño que pueda parecernos, esto era una práctica de lo más común en aquella época, tales como las rutinas que llevamos a cabo en esta época; como por ejemplo puede ser para nosotros cumplir los horarios de desayuno, comida y cena; o nuestros horarios laborales.



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar