Carlos, voluntario de Bokatas: “Me genera malestar pensar que hay personas que viven en la calle en España”

La Asociación Bokatas se dedica al acompañamiento de personas sin hogar

Carlos, voluntario de Bokatas: “Me genera malestar pensar que hay personas que viven en la calle en España”

 Asociación Bokatas

Fernando Ortega

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:49

La Asociación Bokatas se dedica al acompañamiento de personas sin hogar. Utilizando un bocadillo se acercan a los sin techo para ejercer de palanca de acompañamiento y ofrecer apoyo psicológico. Según datos de Cáritas, en España hay 40.000 personas sin hogar. Una realidad que genera malestar por el sufrimiento que implica según explica a COPE Carlos, voluntario de esta organización.

Una de cada seis personas sin hogar son mujeres, una cifra que está siempre en aumento. Dos de cada tres personas sin hogar han alcanzado un nivel de educación secundaria y el 13% tiene estudios universitarios.

“Todos sufrimos una media de 3 ó 4 sucesos traumáticos a lo largo de nuestra vida, las personas sin hogar han vivido una media de 7 u 8 sucesos traumáticos encadenados en 2-3 años”. Es la teoría de los 7 sucesos traumáticos que explican desde SAMUR Social para entender el fenómeno de quienes no tienen un techo para cobijarse. Esta concatenación de desgracias se une a una situación de exclusión social en la que se ha producido la ruptura con familiares o personas cercanas.

Para sensibilizar sobre esta situación y prestar ayuda, asociaciones como Bokatas se acercan a estas personas. El objetivo: “que sepan que hay alguien ahí”, comentaba en COPE Carlos, voluntario desde 2013. El modus operandi es el siguiente: “Nos juntamos en las distintas sedes para preparar los bocadillos y las bebidas. Y salimos por grupos a realizar las rutas donde nos encontramos con las personas sin hogar”. Carlos recorre una vez a la semana los bajos de la zona de Azca en Madrid. Allí conoce a personas en situación de vulnerabilidad y se encuentra con viejos conocidos. “Empecé el voluntariado con 18 años, ahora tengo 24. He pasado por un cambio personalmuy grande, lo he compartido con ellos y viceversa, por eso tenemos un vínculo muy estrecho, de confianza y amistad”, comentaba durante la entrevista.

“Lo importante es el apoyo psicológico, se va creando un vínculo entre los voluntarios y las personas sin hogar. El bocadillo y el café son la excusa para acercarnos a ellos y entablar conversación”

El objetivo de la acción de Bokatas es llegar a estrechar lazos con las personas necesitadas, ponerles nombre y apellidos y así, en el caso de que sea necesario, poder ser un puente con las entidades sociales, públicas y privadas. Y es que la situación varía mucho entre este colectivo: “Te encuentras a gente que lo está pasando muy mal y gente que encuentra motivos para salir adelante”. Según los datos que maneja esta asociación, desde el momento que llegan a la calle, el 42 % de las personas son insultadas o amenazadas, el 40% han sido robadas, y el 4%, la mayoría mujeres, ha sufrido agresiones sexuales. La esperanza de vida es 10 años menor viviendo en la calle.

¿Viven en la calle porque quieren?

Desde la asociación, nos cuentan que ninguno vive en la calle de forma intencionada. Puede darse el caso de que no lo expresen así o que se sientan incapaces de salir de esa situación y comuniquen que estén bien. En su interior más verdadero todos anhelan una vivienda digna. Es el caso de Ernesto. Vive en las calles de Madrid desde enero de 2011. Nos confiesa en COPE que todas las personas deberían tener el derecho de vivir bajo un techo dignamente. “Esto que yo hago es improvisación, esto de coger y ducharme donde puedo...”, comentaba ressignado. En España 2 millones y medio de personas entregan su tiempo para ayudar a personas vulnerables, como las 31.000 que no tienen un techo bajo el que dormir.