• Domingo, 16 de junio 2024
  • ABC

COPE

Noticias

Tercios contra samuráis: la batalla imposible que ocurrió y en la que vencieron los españoles

Tan solo existen testimonios de un enfrentamiento entre las tropas imperiales españolas y los samuráis de Japón, en una serie de combates que tuvieron Filipinas como escenario

Tercios contra samuráis: la batalla imposible que ocurrió y en la que vencieron los españoles
Twitter

Redactor de COPE.es

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 08 mar 2024

Una especie de demonios, mitad peces y mitad lagartos. Unas bestias que surgieron desde el mar con sus naves negras, o como los llamaban los japoneses, korofune. Así describen las crónicas de la época a los hombres que, formando parte de los tercios españoles, acabaron por derrotar a varios centenares de samuráis, reconvertidos en piratas, que asolaban las recientemente conquistadas posesiones españolas en Filipinas. ¿Una historia imposible? Tan imposible, como cierta, tal y como narra Elisabeth Manzo Carreño, escritoria y orientalista que ha documentado lo ocurrido en la Revista Ejército del Ministerio de Defensa.

La piratería en el mar de China que amenazaba al Imperio Español

Los piratas chinos, japoneses y coreanos llevaban desde el siglo XIII asolando las costas de lo que los españoles habían llamado Filipinas. Ruy López de Villalobos fue quien dio nombre a las islas en honor al entonces príncipe de la monarquía que había ensanchado los confines del mundo, pero no pudo volver. Su viaje había dado comienzo desde las costas de la Nueva España, con el problema de no poder retornar desde Filipinas, debido a las dificultades del mar. Esta ruta, este tornaviaje, que conectaría Manila con las tierras mexicanas, no sería descubierta hasta más de 20 años después.

El caso es que Villalobos tuvo que cruzar las aguas consideradas como portuguesas, gracias al Tratado de Tordesillas, y perdió más de dos tercios de los hombres que le acompañaban. Entre los pocos que sobrevivieron estaba Juan Pablo de Carrión, palentino de Carrión de los Condes que, tras ser apresado por los portugueses, fue devuelto a España.

Juan Pablo de Carrión, un héroe de 69 años

Carrión, una vez en España se casó, pero abandonó a su mujer por volver a la Nueva España. En la ciudad de Colima se volvió a casar, con lo que fue acusado de bígamo y judaizante. Volvió a España para defenderse y consiguió convencer al Rey Felipe II para que le diese una nueva oportunidad. Le nombraron general de la Armada y volvió a las Filipinas, con casi 70 años, unas islas que tan bien conocía con la misión de encontrar un nuevo paso entre China y las tierras de Nueva España.

El archipiélago de las Filipinas había sido más o menos controlado y la piratería tan solo era un problema en el norte, en la isla de Luzón, en la desembocadura del río Cagayán. Desde allí, los piratas japoneses asolaban cada año zonas como Lingayén o la mismísima Manila.

Los samuráis sin dueño acabaron vagando como piratas por las islas del mar de China

Los samuráis sin dueño acabaron vagando como piratas por las islas del mar de China


Japón vivía una anarquía absoluta en la segunda mitad del siglo XVI, arrasado por las guerras civiles del período conocido como Sengoku. Los hombres que conformaban el ejército se encontraban muchas veces sin oficio y vagando por las islas del archipiélago nipón. Los samuráis sin dueño (ronin) no dudaban en enrolarse en barcos comandados por piratas en busca de los botines más suculentos de los mares de China.

Una carta a Felipe II que lo cambia todo

El 16 de junio de 1582 es una fecha clave. Gonzalo Ronquillo de Peñalosa, gobernador de Filipinas, escribió una carta a Felipe II detallándole la amenaza que suponían los piratas venidos del Japón para los intereses españoles en la zona. Para ese mismo año, se había establecido una colonia pirata en Luzón comandada por un caudillo japonés conocido como Tay Fusa, el cual disponía de una flota superior a la de los españoles

El Rey atendió la petición de Peñalosa y aceptó que se mandase a Juan Pablo de Carrión en una expedición para expulsar definitivamente a los piratas nipones de las Filipinas españolas. Recibió siete barcos: el navío San Yusepe, la galera Capitana y cinco fragatillas. Con unos 40 hombres de armas y alguna gente de mar.

Los japoneses conocían el secreto de la artillería gracias a sus contactos con los portugueses, habiendo perfeccionado los arcabuces hasta hacerlos más ligeros y mortíferos. En el inicio de su nueva misión, Carrión se dirigió a la desembocadura del Cagayán donde, tras doblar el cabo Bojeador se encontró con un barco pirata comandado por los japoneses que acababa de arrasar una aldea de pescadores.

La primera batalla contra los japoneses, en el mar

La nave Capitana consigue dar caza al barco japonés. Los españoles descargan su artillería y barren la cubierta nipona, causando un reguero de muerte cubierta por la pólvora de los arcabuces españoles. Aun así, los fieros japoneses no dudaron y aprovechando su todavía superioridad numérica, comenzaron el abordaje de las naves españolas echando un garfio a la galera y cayendo sobre las tropas de Carrión una lluvia de 200 piratas samuráis que fueron repelidos con éxito por las escasas decenas de españoles bien entrenados.

La desembocadura del río Cagayán, o Tajo, en la isla de Luzón, Filipinas

La desembocadura del río Cagayán, o Tajo, en la isla de Luzón, Filipinas


Los japoneses se retiraron, pero el San Yusepe se lanzó sobre ellos, los que iban cayendo bajo el fuego español, hasta el punto que muchos de los valientes samuráis acabaron por lanzarse al mar, tratando de escapar de la pólvora de los arcabuceros, con el inconveniente de acabar hundiéndose por el peso de sus míticas armaduras.

Terminado este primer enfrentamiento, los españoles pusieron rumbo a la desembocadura del Cagayán, río al que muchos de los españoles llamaban Tajo, un recorrido detenido por 18 naves japonesas que estaban saqueando una pequeña población de la zona. Los hombres de Carrión no dejaron de abrir fuego hasta causar cerca de 200 bajas en el enemigo, tras lo que ya por fin se llega a la desembocadura del río en la que los hombres de Carrión avistan 11 embarcaciones más y un fuerte establecido en las costas de Luzón.

El momento de los tercios: combate por tierra

Los españoles son, en este punto, tan solo unos 40, mientras que en sus cálculos creen que puede haber hasta 1000 japoneses en la zona. La batalla naval está condenada a la derrota, por lo que se opta por lo que mejor saben hacer los tercios bregados en mil y una batallas europeas: desembarcar y luchar en tierra. Así lo hacen Carrión y sus hombres, quienes se fortifican cerca del establecimiento nipón, bajando los cañones, preparando los aceros templados en Toledo para batirse contra las fieras y desconocidas katanas japonesas.

Los tercios vivieron su momento cumbre en Flandes

Los tercios vivieron su momento cumbre en Flandes


Los japoneses, en vista de la superioridad tecnológica de los pocos españoles que les hacen frente, tratan de negociar para evitar el combate. Ofrecen marcharse de Luzón a cambio de recibir una considerable suma de oro para compensarles por el territorio perdido y las oportunidades comerciales que dejarán de aprovechar, ya que estos piratas controlan varios puestos desde el archipiélago del Japón hasta las costas de la China continental, pasando por la isla de Taiwán.

Los españoles se niegan. Carrión despliega a sus hombres a la manera tradicional de los tercios, con los piqueros en primera línea. Con el primer rayo de sol, se lanza contra el grupo de unas pocas decenas de españoles una nube negra de hasta 600 piratas japoneses dispuestos a acabar con ellos. La artillería española abre fuego. Son muchas las bajas del lado nipón, pero debido a la gran diferencia de hombres, es inevitable que los piqueros acaben recibiendo un fuerte golpe por parte de los samuráis.

Carrión es ya un hombre mayor, experimentado. Ha pedido a sus hombres que embadurnen las picas con sebo, de forma que los japoneses no puedan arrebatárselas, una decisión que se mostrará clave en el mantenimiento de la posición por parte del contingente español.

El primer asalto de los piratas fracasa. Se produce un segundo. Un tercero. Nada que hacer. Tan solo han caído una decena de españoles, mientras que los japoneses cuentan por decenas los cadáveres de sus hombres a los que tendrán que velar. Pero ocurre algo, la pólvora se acaba. Carrión lo tiene claro, es un todo o nada. El combate será exclusivamente cuerpo a cuerpo.

El acero de Toledo contra la katana forjada en Japón

La técnica de los tercios lleva perfeccionada desde las guerras en Flandes. Los piqueros, en primera línea, establecen una separación con el atacante al modo de las falanges macedonias. Entre los huecos de estos, son el resto de hombres con sus espadas, los que se colocan para acabar con cualquiera que consiga sobrepasar la primera frontera de picas.

Los japoneses no tienen casi espacio y no pueden sostener sus temibles katanas con las dos manos, además de tener unas armaduras que, a pesar de provocar el terror en sus enemigos, resulta poco conveniente para un combate de este tipo al contar con demasiadas partes del cuerpo expuestas.

La lucha sin cuartel dura hasta cuatro horas en las que los españoles de Carrión consiguen resistir hasta provocar la retirada de los pocos piratas japoneses que quedan con vida. Estos huyeron a mar abierto, poniendo rumbo al resto de colonias piratas que tenían distribuidas por el mar de China. La vida de 800 japoneses valió para que durante más de 400 años las islas Filipinas no fueran atacadas por los vecinos del norte, una circunstancia que cambió a lo largo de la Segunda Guerra Mundial, donde el imperio aliado con el nazismo ocupó las islas que una vez defendieron heroicamente no más de 40 españoles comandados por un valiente palentino de casi 70 años.

Te puede interesar:




Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La noche del Grupo Risa

David Miner, Óscar Blanco y Fernando Echeverría

Reproducir
Directo La noche del Grupo Risa

La noche del Grupo Risa

David Miner, Óscar Blanco y Fernando Echeverría

Escuchar