Día de Europa: Un viaje por la historia de la UE

Desde la Segunda Guerra Mundial al Brexit

 

  • item no encontrado

Redactor de cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 09 may 2018

En 1945, la guerra acababa de terminar. Europa estaba destrozada, económica y moralmente, y el odio entre alemanes y holandeses, entre italianos y franceses, entre británicos e irlandeses, parecía casi imposible de erradicar. Alemania había sido dividida en cuatro y el comunismo crecía en el este de Europa bajo la influencia de la Unión Soviética, mientras Europa Occidental se recuperaba y se endeudaba con el Plan Marshall norteamericano.

En medio de esta situación de división, algunas voces empezaron a apostar por estrechar los lazos entre los diferentes estados de Europa. En 1946, el exprimer ministro británico Winston Churchill apostaba por crear "unos Estados Unidos de Europa" y en 1949 se creó el Consejo de Europa, la primera entidad supranacional europea.

Dos años después, en 1951, los representantes de Francia, Italia, Alemania Occidental, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo se reunieron en París para crear la Comunidad Económica del Carbón y del Acero (CECA). El objetivo era que la producción de estos materiales, fundamentales para la fabricación de armamento, no fuera controlado por los estados y crear así el primer mercado común dentro de Europa.

En 1957, los mismos países se reúnen en Roma para crear la Comunidad Económica Europea (CEE) y la Comunidad Europea de la Energía Atómica (Euratom).

Esas tres entidades formaron lo que se conoció como las Comunidades Europeas, que compartían instituciones comunes. El tratado de Roma sirvió para avanzar en la reducción de aranceles y hacia la creación del mercado común europeo. También se estableció la Comisión Europea, el "gobierno" de Europa.

En 1973, se produce la primera ampliación de la Comunidad Europea. Dinamarca, Reino Unido e Irlanda se incorporan, sentando un precedente para lo que luego sería una de las prioridades de la Unión: crecer hasta albergar todos los estados democráticos de Europa. En 1979 se celebran las primeras elecciones al Parlamento Europeo, en las que resultan vencedores los socialistas.

En 1974 cae la Dictadura de los Coroneles en Grecia y se produce la Revolución de los Claveles en Portugal. El año siguiente muere Francisco Franco en Madrid y caen así las tres dictaduras militares que existían en el sur de Europa. Los tres países solicitan su entrada en la Comunidad, y, primero Grecia en 1981, y después España y Portugal en 1986, logran su entrada en la CEE.

Una vez llega la democracia al sur de Europa, queda otro gran muro por derribar, el del comunismo. En 1989 cae el muro de Berlín y poco después, la antigua República Democrática Alemana se reunifica con Alemania Occidental y se incorpora a la Comunidad. En ese 1990 entra en vigor el Tratado de Schengen, que permite a los europeos viajar, residir y trabajar sin restricciones en cualquier lugar de Europa.

En 1992, los estados se reúnen en la ciudad neerlandesa de Maastricht para sentar las bases de la Unión Europea y avanzar en la agenda para crear una moneda común, el euro, que entra en circulación en enero de 2002.

Entre medias, Austria, Finlandia y Suecia se incorporan a la UE en 1995. En 2004 se produce la incorporación de 10 nuevos países: Polonia, Chequia, Eslovaquia, Estonia, Letonia, Lituania, Hungría, Eslovenia, Malta y Chipre. Tres años después se suman Bulgaria y Rumanía y la última incorporación, la de Croacia, fue en 2013.

En 2007, el Tratado de Lisboa delimitó las competencias e instituciones que ahora forman la Unión, aumentando las funciones del Parlamento. Todo parecía ir sobre ruedas hasta que en 2016 los británicos aprobaron en referéndum abandonar la Unión. 

El Brexit es el gran reto que afronta ahora mismo la Unión Europea, junto al auge de los populismos, que, impulsados por la crisis económica de 2007 y por los fuertes movimientos migratorios que vienen de Siria y Libia, amenazan con romper la estabilidad de la Unión.

Lo más