Línea Editorial COPE

El sueño de Francisco Javier

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 13:50

La visita apostólica del Papa Francisco a Corea del Sur se ha convertido ya en una nueva y programática Exhortación Apostólica parala Iglesia en Asia, como si fuera un eco del texto que en su día escribiera san Juan Pablo II. La síntesis de esa presencia elocuente de gestos evangélicos, a los que la cultura oriental es especialmente sensible, está en el encuentro que el Santo Padre ha mantenido, en el precioso santuario de los mártires de Hamei, con ochenta obispos de Asia. Un encuentro en el que el Papa ha actualizado el sueño que tuviera un día un jesuita, patrono de las misiones, que murió a las puertas de China.El Papa Francisco ha señalado, en el diálogo con los obispos de esa fecunda tierra regada con la sangre de los mártires, que dentro del espíritu de apertura a todos, “tengo total confianza de que los países de este continente con los que la Santa Sede no tiene aún relación plena avancen sin vacilaciones en un diálogo que a todos beneficiará”.Sin citar a China, ni a Laos, Vietnam, Birmania, Corea del Norte, Brunei o Bután, el Papa, más allá de las perspectivas geoestratégicas, ha invitado a esas naciones a una apertura creativa a la presencia del hecho cristiano y a una posibilidad de demostrar que la confesión de fe no significa la anulación de la identidad cultural o la pérdida de ciudadanía. El Papa Francisco ha vuelto a poner en valor el sueño de una China que acepte el hecho cristiano sin reduccionismos ni manipulaciones políticas. El Papa ha recuperado el sueño misionero de aquel jesuita del siglo XVI que se llamaba Francisco Javier. 

Lo más