Revilla la arma en Nochebuena al conducir en dirección prohibida por una calle abarrotada

Miguel Ángel Revilla

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 11:37

Esta Nochebuena el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, se llevó su parte de protagonismo cuando entró con su coche en dirección contraria por la céntrica y concurrida calle de Santander, Peña Herbosa, que cuenta con un gran número de bares.

Las reacciones de los transeúntes no se hicieron esperar y le increparon “payaso” y "que sople, que sople".

En el vídeo, se puede ver a Revilla preguntar a los vecinos si la calle es "dirección prohibida". Algunos le ayudan otros le responden preguntando si va 'cocido'.

Se da la circunstancia de que justo antes del episodio vecinal, Revilla había compartido en su perfil de Facebook un vídeo en el que decía que se había bebido un chupito de orujo de Liébana para cantar un villancico con su hija.

Desde IU han calificado los sucedido de "bochorno" y piden en un comunicado al presidente cántabro que "dé explicaciones sobre su conducta al volante y aclare lo sucedido".

Además, denuncia su "irresponsabilidad" en un día en el que "muchos cántabros redoblan sus esfuerzos por la seguridad y reducen su ingesta de alcohol si manejan un vehículo y mientras cuerpos como la Guardia Civil intensifican los controles para evitar accidentes de tráfico".

"Es una gran ocasión para que el presidente pida disculpas"

"Es una gran ocasión para que el presidente pida disculpas y lance un mensaje claro sobre el cumplimiento de las normas de tráfico", ha opinado IU, que considera que esto es lo que "hubiera pasado en cualquier democracia avanzada europea" y recuerda que en otros países "han dimitido ministros" por esta razón.

IU lamenta también que Revilla se "olvide constantemente" del cargo que ostenta, y que, a juicio de esta formación, "para él no debe suponer otra cosa que hablar con peluches" y salir en televisión mientras permite en Cantabria "indignidades" como la aprobación de los presupuestos con un "tránsfuga".

Etiquetas

Lo más