Barcelona

La agente detenida por matar a su novio en Barcelona pasa a disposición judicial

Pasa a disposición judicial la agente de la Guardia Urbana de Barcelona detenida por asesinar -presuntamente- a su pareja, agente también de ese cuerpo policial. Todo apunta a que después de matarlo, quemó el cuerpo de la víctima. Hay otro policía detenido.

 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 10:09

La expareja de urbano hallado carbonizado en el maletero de su coche el pasado jueves 4 de mayo en el pantano de Foix (Barcelona) y su supuesto amante, ambos detenidos el sábado 13 de mayo como presuntos autores del crimen, pasan a disposición del titular del juzgado de instrucción 8 de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), que mantiene el caso bajo secreto.

La primera en declarar es la agente de la guardia Urbana y luego el juzgado tomará declaración al otro agente, también policía local de Barcelona. Ambos desde su detención el pasado sábado han estado en comisarias diferentes sin tener contacto entre ellos.

El agente de la Guardia Urbana de Barcelona detenido por matar a un compañero fue condenado en 2013 por agredir a un mantero, mientras que la detenida, expareja de la víctima, fue investigada en 2014 por la muerte de un vendedor ambulante, en una causa que se acabó archivando.

Los Mossos d'Esquadra detuvieron el pasado sábado a la expareja de la víctima y a su actual amante, ambos agentes de la Guardia Urbana de Barcelona, acusados de matar a un miembro de la policía local barcelonesa después de que, supuestamente, éste descubrió que mantenían una relación sentimental a sus espaldas.

El agente detenido, de 36 años de edad, fue condenado en 2013 por un juzgado de Barcelona a una multa de 300 euros y a una indemnización de 600 euros por una falta de lesiones por agredir a un mantero de origen senegalés en un dispositivo de la Urbana contra la venta ambulante, según las fuentes.

Por su parte, la detenida, Rosa, de 33 años de edad, había sido investigada junto a los miembros de su unidad que participaron en agosto de 2014 en un dispositivo contra la venta ambulante en Monjuïc, ya que uno de los manteros, de origen pakistaní, falleció por las lesiones sufridas tras caer por una zona acantilada mientras huía de los agentes.

La investigación judicial se acabó archivando al determinar los Mossos d'Esquadra que el vendedor ambulante cayó accidentalmente, sin que interviniera ningún agente de la Urbana.

La agente ahora detenida resultó herida en la pierna en aquel episodio de agosto 2014, ya que el mantero la agredió con una arma blanca y le causó un corte de poca gravedad.

El agente fallecido, que estaba de baja para recuperarse de una operación en la espalda -en la que le implantaron una prótesis que fue clave para poder identificar el cadáver-, fue apartado de la Urbana por ese incidente con el motorista, aunque al archivarse el caso se podría reincorporar pese a que le habrían impuesto medidas disciplinarias, como el cambio de destino.

Etiquetas

Lo más