“Es una experiencia que me va a acompañar siempre”

Rafael, el policía que salvó a Alejandra de ahogarse con un caramelo, aún no se lo cree

Escudo de la Policía Nacional

 

Gloria López Navas

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 14:25

Alejandra es una mujer de 46 años que volvió a nacer el pasado viernes en la estación de Chamartín. Se encontraba en el vestíbulo tomando un caramelo, cuando éste se le quedó atascado en la garganta y empezó a ahogarse. Salvó la vida gracias a que dos agentes de la Policía Nacional se encontraban en ese momento en la estación y se percataron de que se estaba ahogando. Uno de esos policías es Rafael.

Dice que aunque está acostumbrado a atender emergencias socio-sanitarias, nunca antes había tenido que atender una situación a vida o muerte. Es la primera vez que su rapidez salva a una persona, una experiencia que le va a acompañar toda la vida. “No vale que te lo cuenten, lo tienes que vivir. Lo primero que hizo fue abrazarnos y darnos las gracias una y otra vez por haberle salvado la vida. Ese momento ha quedado grabado en mi memoria y va a ser único tanto para mi compañero como para mi”, nos ha confesado a Cope.

Y eso que cuando Rafael vio acercarse a Alejandra haciendo gestos raros pensó que “se trataba de una mujer muda a la que le había ocurrido algo”. Pero en seguida ambos agentes  se dieron cuenta de que presentaba signos de asfixia como la piel ya azulada. Rafael y su compañero no se lo pensaron dos veces y le practicaron la “maniobra de Heimlich”, una técnica de primeros auxilios que consiste en presionar el abdomen para tratar de desbloquear el conducto respiratorio.

Etiquetas