La rata negra llega a Madrid

A pesar de haber encontrado varios animales, la situación no es preocupante y no supone un riesgo para la salud de los madrileños

Audio

 

Ignacio Visiers

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11 nov 2019

Se han detectado ejemplares de rata negra en un par de zonas de la almendra central de Madrid. El resto, han sido encontradas en distritos periféricos.

Este tipo de vectores viven en zonas verdes, sobre todo en jardines, parques y patios interiores verdes.

En COPE, José María Cámara, técnico del Ayuntamiento ha explicado que lo más importante es tomar “medidas preventivas”. Hace falta una “buena limpieza, buena gestión zonas verdes, revisión, buen soporte profesional de control de prevención de plagas en instalaciones, jardines, tanto públicos como privados”.

Además, es muy importante, si hay algún caso, detectarlo lo antes posible, porque el tratamiento es “muy diferente que el de la rata común de alcantarilla”.

El Ayuntamiento de Madrid tiene un programa muy potente de control de ratas de alcantarilla desde hace años, pero el tratamiento que se hace de la rata negra es un poco diferente. “Se mueve por otro tipo de contextos. Hay un inventario de técnicas para gestionar la población de ratas negras: trampas, productos químicos, que se introducen en cajas muy preparadas, llamadas portacebos”.

Los portacebos están hechos para que lo único que entre en ellas sea una rata. Ni los niños ni otro tipo de animales pueden acceder a ellas.

La planificación de trabajo se basa en utilizar métodos mecánicos: embridar árboles, que es protegerlos con unas superficies antideslizantes para que las ratas no puedan subir ni bajar del árbol.

Nos ha contado que lo más importante es la prevención. “Aunque pueda parecer pasivo, una buena gestión de zonas verdes es una medida muy activa, muy sostenible y muy eficaz. Es decir, desbridar zonas verdes muy densas, evitar plantaciones muy tapizantes y, por supuesto, que no haya acceso a la comida de estos animales, aunque son muy listos y se saben buscar la vida. Comen frutas y bayas de los árboles”.

De todas formas, desde el Ayuntamiento han lanzado un mensaje tranquilizador. Señalan que la rata negra es menos peligrosa que la de alcantarilla.

Lo más