8 DE NOVIEMBRE

Todo queda muy abierto

Lo cierto es que ni los Republicanos han digerido el efecto Trump ni los Demócratas han clarificado su apuesta

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 05:59

El resultado de las elecciones norteamericanas trae un escenario de nuevos equilibrios que afectarán a la forma de gobernar de Donald Trump, que al final no ha salido tan mal parado. Mientras los Republicanos han mantenido su mayoría en el Senado, los Demócratas se han impuesto en el Congreso, con lo que esta Cámara se convierte en un serio contrapeso a la iniciativa legislativa de la Casa Blanca. Desde el Congreso, los Demócratas van a desgastar a Trump mediante la creación de diversas comisiones de investigación, tanto de la política interna como de relaciones externas de Estados Unidos. Por su parte, el Senado puede blindar al Presidente, sobre todo ante el posible intento de Impeachment, el mecanismo de juicio político al Presidente.

Otro efecto importante, en unas elecciones en las que se ha movilizado el voto femenino, es la aparición de nuevas estrellas, sobre todo en un partido Demócrata que todavía no ha conseguido minar las bases políticas de Trump. La congresista por California, Nancy Pelosi, será la líder de la nueva mayoría demócrata y la principal oponente pública al presidente norteamericano, pero no es una apuesta de futuro. Hay nuevos rostros como la congresista más joven de la historia, Alexandria Ocasio-Cortez, de origen hispano y representante de las nuevas ideas de la izquierda.

Lo cierto es que ni los Republicanos han digerido el efecto Trump ni los Demócratas han clarificado su apuesta, que oscila entre un centrismo pragmático y la militancia radical en temas como la ideología de género. El futuro, ante las elecciones presidenciales de 2020, está muy abierto.

Lo más