8 DE SEPTIEMBRE

Sánchez hace equilibrios en la cuerda

El Gobierno tiene que reducir el año que viene el gasto en 5.000 millones. No puede soplar con Podemos y sorber con Bruselas.

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 05:59

La primera semana del curso político nos ha dejado un cierto entendimiento entre el Gobierno de Sánchez y sus socios. Ya veremos qué suponen esos acercamientos en los próximos meses. La reunión entre Iglesias y Sánchez parece que cuajó una cierta alianza. Aunque no se concretaron medidas, el presidente del Gobierno se mostró dispuesto a aceptar unas políticas que supondrían un importante aumento de gasto. En el Congreso, los independentistas catalanes le dieron los votos al grupo socialista para convalidar algunos de los decretos leyes que el Gobierno consideraba estratégicos. Y la reunión de Torra con el ministro Marlaska acabó con un aparente entendimiento para rebajar la guerra de los lazos amarillos.

Pero es demasiado pronto para pensar que Sánchez ha conseguido mantener en el aire todos los platillos que le permitirían aprobar los presupuestos y acabar la legislatura. El Gobierno tiene que reducir el año que viene el gasto en 5.000 millones. No puede soplar con Podemos y sorber con Bruselas. Del acercamiento con Iglesias quedará lo más radical, lo más controvertido en torno a Franco y a la revisión de la memoria histórica. Tampoco podemos creer que Moncloa haya conseguido apaciguar a Torra. Las proclamas del independentismo siguen siendo muy radicales, y aunque de momento son solo palabras, las palabras engendran hechos. Lo veremos cuando se acerque el aniversario del referéndum ilegal.

Lo más