Línea Editorial COPE

Rajoy debe liderar una agenda reformista

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 20:36

Al optimismo en el Partido Popular por las perspectivas de un acuerdo con Ciudadanos le ha seguido cierto nerviosismo por el hecho de que, incluso con el apoyo de Coalición Canaria, 170 escaños no bastan para la investidura de Mariano Rajoy. España necesita con urgencia un gobierno que, entre otras cosas, presente los presupuestos para 2017 antes del 15 de octubre. Mantener la incertidumbre política es una temeridad que compromete la recuperación económica y hasta ahí es comprensible la ansiedad. Pero el PP se equivocaría si hiciera de la votación a su candidato una prioridad asumible por los demás partidos. Rajoy puede y debe aspirar a mucho más: a liderar una ambiciosa agenda reformista. Las condiciones de Albert Rivera para abrir las negociaciones ofrecen interesantes puntos de partida, junto a peajes asumibles para el PP. Algunas de esas medidas, como la reforma electoral o la supresión del aforamiento parlamentario, requieren el apoyo del PSOE. El reto es convertir esa debilidad en fortaleza. Una sólida base programática es la llave para propiciar una abstención de los socialistas en la investidura. Y a partir de ahí, allanar el camino a lo realmente importante: impulsar las reformas pendientes en ámbitos que van desde la reforma fiscal a la sucesión en la corona, pasando por la educación. Nada de esto es posible sin el concurso de los grandes partidos, lo que les obligará a retratarse ante el electorado.

Lo más