• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

12 de noviembre

Radicalismo

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 14:08

Pedro Sánchez ha alcanzado un preacuerdo con Unidas Podemos para la investidura. Ya ayer el secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, rechazó solicitar la abstención de los populares y aseguró que no quiere el apoyo de los independentistas. Sin la abstención del PP, Sánchez necesita el voto afirmativo de siete partidos y la abstención de ERC o de Bildu.

Sin llegar a un acuerdo con el PP, Sánchez tendrá que meter en el Gobierno a Podemos y cortejar al independentismo catalán. El propio presidente en funciones reconoció en su momento que no dormiría teniendo a alguien del equipo de Iglesias en su equipo y que no llegaría a compromiso alguno con los secesionistas. Por coherencia con lo que ha expresado en las últimas semanas, por el bien de su partido y por el bien de España hubiera sido muy conveniente que Sánchez hablara con Casado. Un pacto con partidos no constitucionalistas, supone alimentar a los extremos.

El alcalde de Malaga, el popular Francisco de la Torre, había propuesto una abstención del PP. No era una idea descabellada. Casado podía haber explicado que está haciendo un ejercicio de responsabilidad por el bien de España. Podría ser incluso un modo de recuperar votos. Pero ahora todo eso no es posible. Ya parece que no es posible evitar que la izquierda no constitucional y el secesionismo tengan protagonismo.

Etiquetas

Lo más